Vídeo de la semana

Aceite de cártamo para reducir el acné y frenar el envejecimiento

Puede que el aceite de cártamo no te suene de nada, pero es un ingredientes súper habitual en cosmética. Es ideal para luchar contra el acné y para frenar el envejecimiento. ¡Te contamos todo sobre este mágico aceite!

Aceite de cártamo para la piel
Getty Images

Puede que te estés preguntando cómo es posible que desconocieras la existencia del aceite de cártamo, con la cantidad de beneficios que tiene para la piel, ¿no? Pues tranquila, porque no es que estés desactualizada ni mucho menos. Lo cierto es que el aceite de cártamo está presente en muchos cosméticos, aunque no suele ser el protagonista de ninguno. Nuestra piel obtiene tantísimos beneficios de este ingrediente, que no es difícil dar con él en las etiquetas de los cosméticos. De hecho, lo más probable es que algún producto que guardas en tu neceser lo contenga y ni siquiera lo supieras. 

El cártamo es una flor herbácea muy apreciada en la cocina, ya que el aceite que se extrae de sus semillas es comestible. Ese mismo aceite es el que está presente en muchas fórmulas cosméticas. Pero, ¿por qué es tan bueno este aceite desconocido para la gran mayoría? "El aceite de semilla de cártamo protege la piel y aumenta su elasticidad al formar una capa protectora sobre la superficie. También evita que la humedad se evapore y se seque de la piel", explica Valeria Navarro directora técnica de la firma de cosmética coreana Boutijour. 

Entre las múltiples propiedades del aceite de cártamo (que también se puede usar puro y de forma directa sobre la piel) destaca su poder antiseborreico. Se trata de un aceite no comedogénico, lo que lo hace ideal para las pieles grasas y que tienen tendencia a sufrir acné. Gracias al ácido linoleico que contiene podemos mejorar los problemas de acné, así como reducir los puntos negros. Sus propiedades antibacterianas también lo convierten en una buena opción para tratar los granos

El aceite de cártamo contiene vitamina E y numerosos antioxidantes, por lo que es un principio activo habitual en tratamientos antienvejecimiento. Previene el envejecimiento prematuro, la aparición de arrugas y líneas de expresión y la formación de radicales libres. 

Nuestra piel tiene una barrera hidrolípica, por lo que es necesario cuidarla con ingredientes que sean lípidos y humectantes, como el aceite de cártamo. "Consiste en un aporte de ácidos grasos esenciales, sobre todo de Omega-9. Al formar parte de un producto cosmético, lo que le aporta a la piel es un refuerzo de su función barrera sin con ello congestionarla, sellando la humedad de la piel y favoreciendo que no pierda principios que hayamos podido aportar previamente, como el pantenol o el ácido hialurónico, por mencionar solo algunos de ellos", explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD. De esta manera, gracias al aceite de cártamo, conseguimos mejorar la textura y flexibilidad de la piel, reduciendo así las arrugas, líneas de expresión y otros signos de la edad.

¡Pero este aceite tiene muchas más propiedades! Es muy útil para tratamientos  antiojeras (gracias a la vitamina K), y también se utiliza para el cuidado de pieles atópicas (por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias)

Si quieres buscar cosméticos que contengan aceite de cártamo, o localizarlo en productos que ya tengas en casa, en el listado de ingredientes lo encontrarás como Carthamus Tinctorius o como Safflower. El aceite de cártamo puro también es una buena opción para cuidar la piel. 

Irene Cirvida

Irene Cirvida

Continúa leyendo