Este es el orden correcto de tu rutina de belleza facial diaria

Es importante establecer una rutina de belleza facial diaria, pero ¿lo haces en el orden correcto?

Si quieres que tu piel luzca radiante, hay una serie de cuidados que no te debes saltar. Todas tenemos nuestros básicos de belleza, imprescindibles en nuestro día a día. Pero, ¿los aplicamos de forma adecuada? Es importante que sigamos un orden, para que el resultado sea óptimo. 

Una buena limpieza facial es imprescindible, tanto de día como de noche. También lo es la hidratación, y todas tenemos diversos productos destinados a esta función, ¿verdad? Eso sí, es fundamental que los apliquemos en un orden determinado para sacarles todo el partido y que nuestra piel note los resultados. 

¿Cuál es el orden de una rutina facial?

Limpiadores faciales

El primer paso de toda rutina de belleza, tanto por la mañana como por la noche, es la limpieza facial. Y es que, solo con una piel bien limpia y libre de impurezas conseguiremos que todos los cosméticos que usemos posteriormente funcionen bien. 

Limpiarse el rostro solo por las noches, generalmente para desmaquillarse, es un error. A pesar de que muchas mujeres se saltan este paso, es primordial limpiarse la cara también por las mañanas. ¿El motivo? Aunque ya nos hayamos desmaquillado la noche anterior, la limpieza de por las mañanas nos ayuda a eliminar los restos de suciedad, sudor e impurezas que se hayan podido acumular durante la noche.

En primer lugar, es aconsejable utilizar un limpiador en formato aceite, leche o gel. Gracias a ellos conseguiremos eliminar la mayor parte de suciedad de la piel. Sin embargo, para que el resultado sea mejor, es recomendable complementar la limpieza usando agua micelar

Tónico facial

El siguiente producto imprescindible en toda rutina de belleza (tanto de noche como de día) es el tónico facial. A pesar de que es uno de los productos que más tendemos a saltarnos, usarlo es fundamental para nuestro rostro. Su función es restablecer el pH de la piel después del proceso de limpieza. Pero además, el tónico prepara la piel para que los tratamientos que apliquemos posteriormente sean más efectivos. La forma correcta de aplicarlo es con pequeños toquecitos con un algodón empapado. ¡Nada de arrastrarlo por toda la cara!

 

Contorno de ojos

Tras dejar que el tónico se seque, ha llegado el turno de mimar la zona con la piel más delicada de todo el rostro. Estamos hablando del contorno de ojos. Es importante hacerlo antes de hidratar el resto de la cara, y también es importante que lo apliquemos a pequeños toquecitos, preferiblemente con los dedos anular o meñique, y sin ejercer demasiada presión en la zona. Debes hacerlo siempre desde dentro hacia fuera. 

Este paso es imprescindible tanto por la mañana como por la noche. Nos ayuda a prevenir y tratar las patas de gallo, además de a descongestionar bolsas y ojeras.

Sérum

Tras el contorno de ojos, llega el turno del sérum facial. Existen muchos tipos, y es recomendable incluir uno en nuestra rutina. Se trata de un producto con una alta concentración de principios activos, capaz de actuar en las capas más profundas de la piel. ¡Son tantos sus beneficios que es imposible renunciar a ellos!

Puedes decantarte por un sérum para tratar y prevenir el envejecimiento, para corregir las manchas de la cara, para potenciar la hidratación, para  eliminar las rojeces e irritaciones... Eso sí, sea cual sea tu sérum, no puedes olvidarte de usarlo tanto por la mañana como por la noche. 

Crema facial hidratante

Ha llegado el turno de la crema facial. Pero ojo, no te la apliques hasta que el sérum no se haya absorbido por completo. Con las prisas o la falta de paciencia tan solo conseguiremos crear un mejunje que restará efectividad a ambos cosméticos. 

Extiéndela dando un masaje que mejore su efectividad y prevenga la aparición de arrugas (aquí te explicamos cómo hacerlo en cada zona de la cara)

Protección solar

No podemos olvidarnos de proteger nuestro rostro de los rayos solares cada mañana, ya sea verano o invierno. De esta manera, además prevenimos la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro de la piel. Puedes usar un protector solar que aporte un toque de color, para conseguir el efecto buena cara de manera rápida y natural. 

Irene Cirvida

Irene Cirvida

Continúa leyendo