Esta foto de Adele delgadísima (parece otra persona) ha hecho que Internet enloquezca

En los últimos meses, el cambio ha sido notable en el cuerpo de la cantante. Según han informado algunos medios, la británica podría haber perdido más de 70 kilos.

Adele, en los Premios Grammy
Adele, en los Premios Grammy (GTRES)

Quién ha visto y quién ve a Adele. En los últimos meses, la cantante ha cambiado tanto que parece una persona completamente diferente a la que recogió un Premios Oscar en 2013 por Skyfall, la banda sonora de la película de James Bond . ¿Es Adele esa chica con un minivestido negro que aparece en la última foto de Instagram en el perfil de la artista? Efectivamente, es ella. Y sí, como era de esperar, esa fotografía ha dado la vuelta al mundo y se ha hecho viral

“Espero que todos se mantengan seguros y cuerdos durante este tiempo de locura. ¡Quisiera agradecer a todo el personal sanitario y trabajadores esenciales que nos mantienen seguros mientras arriesgan sus vidas! Sois realmente nuestros ángeles. 2020 OK adiós gracias besos”, ha escrito Adele sobre la imagen en la que aparece con un el clásico vestido negro. Y es que en los últimos meses, el cambio ha sido notable en el cuerpo de la cantante. Según han informado algunos medios, la británica podría haber perdido más de 70 kilos después de separarse (y esta vez de forma definitiva) de su marido, Simon Konecki, tras tres años de matrimonio y un hijo, Angelo, de 7 años.

La última vez que se la vio en público fue en octubre, cuando asistió a la fiesta de cumpleaños de Drake y desde entonces el cambio ha sido radical. Parece otra persona de la cantidad de kilos que ha perdido en estos meses. 

La dieta de Adele para perder 70 kilos

Muchas horas de ejercicio para quemar muchas calorías y la dieta Sirtfood, que potencia las sirtuinas, unas proteínas que se asocian con el envejecimiento, ya que según estudios en animales retrasan la aparición de enfermedades asociadas con la edad. Y, para sorpresa de todos, puede comer chocolate negro y vino, trigo sarraceno, los arándanos, nueces o té verde. 

Continúa leyendo