Si te acabas de hacer un piercing (o lo tienes en mente), así es como debes cuidarlo

Ponerse un nuevo pendiente no solo es un adorno estético, sino que conlleva una responsabilidad con nuestro cuerpo. Toma nota de estos consejos para que la cicatrización se realice adecuadamente.

piercings cuidados cicatrizar
Sigue estos consejos de profesional para que tus piercings cicatricen como deben (Imaxtree).

Si te encanta decorar tu cuerpo con pendientes, más allá del típico par que nos hacemos en los lóbulos de las orejas, ya tendrás una idea de lo que vamos a contarte. Si, por el contrario, has decidido iniciarte en esta tendencia que triunfa en los desfiles y en la calle, toma buena nota porque incluye una importante serie de instrucciones que debes seguir con atención para evitar posibles disgustos.

Ponerse un piercing, además de un ejercicio estético, conlleva una responsabilidad con nuestro cuerpo, que percibe cada uno de estos pendientes como una herida que tiene que cicatrizar adecuadamente.

Este proceso de sanación depende de diversos factores: desde la forma en la que te lo has hecho - si es con aguja o con pistola - hasta tus hábitos saludables, tu edad o el cuidado que le dediques mientras cicatriza.

J. Colby Smith, profesional ubicado en Los Ángeles favorito de muchas modelos, insiste desde su web en la importancia de tomarse en serio una serie de precauciones que ayudarán a que esta parte del proceso se desarrolle adecuadamente.

 

Para poner el piercing, elige aguja en vez de pistola

Smith recomienda, como medida preventiva, la elección de la aguja por varios motivos. Primero: la aguja es mucho más precisa, como un bisturí, por lo que así prescindimos de una herramienta de presión como es la pistola, que puede provocar daños innecesarios en la zona. La incidencia de la aguja es mínima, por lo que facilita la cicatrización de la herida, y se puede esterilizar por completo, mientras que algunas pistolas incluyen piezas de plástico que son más difíciles de desinfectar.

cuidado piercings pendientes
Imaxtree

Bebe mucha agua y sigue una dieta saludable

Estos consejos parecen ser un 'comodín' cuando hablamos de belleza, y lo cierto es que en el caso de los piercings también juegan a nuestro favor. La hidratación adecuada del cuerpo y una dieta rica en frutas y verduras contribuirán en la correcta cicatrización de la herida. También se debe evitar al máximo que se produzcan rozaduras y golpes que puedan afectar a la zona perforada.

 

Así es como tienes que limpiar tu nuevo piercing

Agua, jabón y una solución salina (suero fisiológico, por ejemplo) son tus mejores aliados a la hora de lavar la zona dos veces al día. No es recomendable utilizar alcohol, ya que la perforación podría secarse y, si lo hace demasiado, podría empezar a sangrar debido a la aparición de posibles grietas. Y si sangra significa que la herida aún continúa abierta.

 

No te toques la zona a no ser que te hayas lavado previamente las manos

Al igual que para lavar la herida, para evitar posibles infecciones es necesario que laves tus manos con agua y jabón antes de entrar en contacto con el piercing. Si tienes que 'girar' el pendiente para limpiar bien la herida, humedece antes la zona y hazlo cuando esté mojada.

 

Observa cómo cicatriza

El tiempo de sanación de la herida dependerá de la zona del cuerpo donde te hayas hecho el piercing. No es lo mismo la aleta de la nariz, que la lengua, el labio o el cartílago de la oreja. Se considera que la perforación está curada cuando desaparece el enrojecimiento y la hinchazón de la zona, y la herida deja de doler y de secretar líquido.

Continúa leyendo