Todo lo que tienes que saber para reducir los poros de la piel

Objetivo: piel lisa y aterciopelada. ¿Cómo lo conseguimos? Gracias a estos consejos y tratamientos que puedes hacer en casa.

Nuestra piel se mantiene hidratada y lubricada gracias al correcto funcionamiento de sus poros. Esta actividad natural es indispensable a la hora de que nuestra piel presente un aspecto cuidado y saludable. Sin embargo, cuando los poros retienen una mayor cantidad de grasa de la que deberían, esto puede desembocar en un aumento de su tamaño natural.

¿Cómo podemos evitar los poros dilatados? En primer lugar, la genética es la responsable de la apariencia más o menos discreta de nuestros poros. Cuanta más tendencia grasa tiene la piel, más sebo retiene y, por tanto, la dilatación de los poros es mayor. En segunda instancia, la exposición al sol, el uso de maquillaje y la contaminación ambiental son otros factores que influyen en el estado de nuestra piel, ya que debilitan la barrera de colágeno que los rodea.

 

La limpieza es fundamental

Lo que sí está en nuestra mano para mantener los poros a raya es limpiar la piel diariamente de forma correcta. Si tu piel es grasa, lo mejor es que después de la limpieza apliques una fórmula específica que absorba su exceso por la mañana y por la noche.

 

El dúo de maquillaje ganador

Si te maquillas a diario, las bases matificantes son las más adecuadas para conseguir una piel de aspecto aterciopelado. Lo ideal es la que la combines con un primer o prebase de maquillaje que, además de preparar el rostro, esté especialmente formulada para reducir el tamaño de los poros.

poros dilatados cara
Imaxtree

Apúntate al exfoliante

Otros grandes aliados de la limpieza adecuada de los poros de la piel son los cosméticos exfoliantes. Su misión es eliminar el exceso de grasa, así como las células muertas que los obstruyen. Para conseguir reducir el tamaño de los poros de una forma eficaz, lo más recomendable es escoger un exfoliante de formulación suave - mejor si no contiene partículas granuladas - que se pueda aplicar un par de veces por semana. Su empleo regular permitirá conseguir mejores resultados y, al mismo tiempo, preservar la barrera de lubricación e hidratación de la piel.

 

¡Día de mascarilla!

Además de protagonizar un momento beauty súper relajante, las mascarillas faciales también juegan un papel muy importante a la hora de minimizar el tamaño de los poros. Al igual que en el caso de los exfoliantes, lo más recomendable es aplicarlas dos veces por semana, y las que mejor funcionan en este caso son las que están compuestas por carbón o arcilla, ya que sus ingredientes activos se encargan de extraer los posibles restos de suciedad acumulada y el exceso de aceite que obstruye los poros.

 

No pierdas de vista el retinol

El retinol es un derivado de la vitamina A que fortalece la piel y estimula la producción de colágeno. Si este se debilita, también lo hace el revestimiento de los poros, por lo que es más fácil que aumente su tamaño.

Si quieres probar este potente activo de belleza con efectos regenerador y antienvejecimiento, lo más recomendable es que primero consultes con un especialista. El retinol debe utilizarse con moderación, sobre todo al principio, mientras observamos cómo reacciona nuestra piel ante su aplicación.

Continúa leyendo