¿En qué consiste la dieta Perricone, la que sigue la reina Letizia para parecer más joven?

Tiene poderes antioxidantes que nos ayudan a cuidar la piel de la forma más fácil: desde la comida.

Reina Letizia
Reina Letizia (GTRES)

Aunque la dieta del ayuno intermitente gana adaptas a pasos agigantados -Elsa Pataky la sigue desde hace años y recientemente Tania Llasera ha confesado que ha bajado más de 10 kilos con ella-,  es la dieta Perricone la que, por sus poderes antioxidantes y porque ayuda a parecer más joven, en la que confían la reina Letizia y Gwyneth Paltrow. Sin embargo, lo que pocos saben es que este programa nutricional puede ser clave fundamental en la prevención del daño solar en verano. “La dieta Perricone MD es rica en antioxidantes y su función es antiinflamatoria. Esto supondrá un apoyo al organismo para combatir los radicales libres y, además, evitará los procesos inflamatorios celulares, incluyendo la piel, evitando la aparición de manchas solares”, explica la Dra. María José Burgués, del Centro Médico Estético Mesbur, en Huesca. 

 

Es cierto que nada puede sustituir a un protector solar, pero la Dieta Perricone se postula como el apoyo imprescindible. Es un programa antinflamatorio y antioxidante global que favorece una regeneración integral a nivel celular, que se refleja en todo el organismo, potenciando el bienestar, la energía y la mejoría general de los tejidos y la piel, favoreciendo incluso la minimización de arrugas y la redefinición de los contornos faciales -tal y como han constatado varios ensayos clínicos realizados por laboratorios independientes-, además de favorecer un adelgazamiento saludable propiciando la pérdida de grasa, según las necesidades individuales.

No obstante, no está concebido como una dieta adelgazante, sino como un régimen equilibrado y saludable. De todas formas, puesto que es equilibrada, ayudará a conseguir el normopeso.

Nunca se recomienda seguirla, de forma literal, más de los 28 días seguidos (previos o durante la exposición al sol, por ejemplo), haciendo descansos del mismo tiempo entre una y otra.

Los ingredientes clave

  • Proteínas de alta calidad: Pues, como dice el Dr. Perricone: “Todos los músculos, los órganos, los huesos, los cartílagos, la piel y los anticuerpos que nos protegen contra las enfermedades están hechos de proteínas […] Sin embargo nuestro cuerpo no almacena proteínas. Cada día que pasamos sin ingerir proteínas, es un día que envejecemos”. Por eso, para un óptimo funcionamiento orgánico, nuestro cuerpo necesita diariamente su ‘ración’ de proteínas de alta calidad entre las que destacan pescados frescos (primando el salmón), pollo de corral, pavo y huevos (mejor orgánicos), el tofu (también orgánico, no de soja modificada genéticamente), kéfir o yogur natural (completamente naturales, sin edulcorantes, ni azúcares, ni BGH -hormona del crecimiento bovino-), quinoa y almendras.
     
  • Hidratos de carbono complejos y fibra: aquellos con bajo índice glicémico que permiten una absorción más lenta y no provocan una reacción inflamatoria derivada del incremento de los niveles de azúcar en sangre. Además, este tipo de hidratos, aportan antioxidantes, fitonutrientes y fibras, fundamentales para regular la digestión. Incluyendo entre cuatro y siete porciones diarias de este tipo de nutrientes (contenidos en moras, cebollas rojas y blancas, frambuesas, aceite de oliva, avena o limones), se aporta una gran cantidad de vitaminas, antioxidantes y minerales que neutralizarán los síntomas de envejecimiento y pueden fortalecer la piel para hacerla más resistente a la radiación solar. Aquí es básico tener muy en cuenta el tamaño de las raciones, ya que los hidratos, que en la cantidad correcta son antiinflamatorios, en exceso pueden provocar una respuesta de insulina.
  • Grasas ‘buenas’ o ácidos grasos esenciales: conocidos por sus efectos protectores para el corazón, su capacidad de disminuir la presión sanguínea y reducir la formación de coágulos en la sangre, los ácidos grasos esenciales OMEGA-3, (que podemos encontrar en el salmón, el atún, las sardinas, el aceite de lino o las semillas de chía), ayudan a proteger el sistema cardiovascular, a mantener un peso sano y a mejorar el funcionamiento del cerebro. También son necesarios los OMEGA-6 y los OMEGA-9 presentes, entre otros, en las semillas de girasol, pistachos o aceite de oliva, que ayudan a mantener los niveles correctos de colesterol y triglicéridos.
     
  • Ácido Alfa Lipoico y Vitaminas antioxidantes: El Ácido Alfa Lipoico, presente en muchos productos de Perricone MD, aparece en verduras como las espinacas o el brécol -o brócoli-. Es una sustancia natural generada por el propio organismo y uno de los elementos clave contra el envejecimiento, ya que contribuye a la producción de energía de la célula, protegiéndolas ante la inflamación provocada por los radicales libres. Actúa en sinergia con todos los sistemas antioxidantes y eleva el glutatión (enzima esencial para la eliminación de toxinas generadas por los lípidos). Por otra parte, las vitaminas A, (presente en frutas rojas como las fresas), las del complejo B, (en altos niveles en las sardinas), y la C, (el limón, por ejemplo), son clave en una dieta nutritiva antiaging al ayudarnos a mantener un buen estado de salud y contrarrestar la oxidación celular y los radicales libres desde el interior.
     

 

Elimina de tu dieta

  • Azúcar: Responsable principal de la glicación, proceso por el que las moléculas de los azúcares se adhieren a las fibras de colágeno y, provocando que pierdan elasticidad. El azúcar, además, ataca también a los componentes de la membrana plástica celular, favoreciendo el envejecimiento de las células.
  • Café: Se ha demostrado que aumenta los niveles de cortisol, la ‘hormona de la tensión’, lo que produce un incremento de la insulina, favoreciendo la inflamación celular, predisponiendo a la hipertensión y acelerando el envejecimiento.
  • Alcohol: Los metabolitos del alcohol (unas moléculas denominadas aldehídos) dañan la membrana plasmática, produciendo una reacción inflamatoria en las células. Una copa de vino, de cuando en cuando, es la única opción permitida por Perricone MD, ya que, sobre todo el tinto, contiene polifenoles (potentes antioxidantes que protegen el organismo).
  • Tabaco: La inhalación de una calada genera en los pulmones más de un billón de radicales libres. Esto hace que se activen los glóbulos blancos de la sangre que recubren las arterias, produciéndose una respuesta inflamatoria en el corazón y el resto de órganos del cuerpo, entre los que está la piel, el más grande.

 

 

 

Continúa leyendo