Cuando descubras la cera de depilación vegana no querrás usar otra

Se llama ‘sugaring’ y es 100% natural y ‘cruelty free’.

Cera vegana, apta para las depilaciones para veganos
Depilación apta para veganos

La moda de cuidarnos por dentro y por fuera ha llevado a muchas a acercarse al veganismo –o a su vertiente menos estricta, el vegetarianismo– que también implica una mayor preocupación respecto al medio ambiente. Adoptar este estilo de vida con todas sus letras no es tarea fácil ya que para ser una vegana auténtica hace falta que te comprometas a eliminar de tu lista de la compra cualquier alimento o artículo de origen animal. Loable pero nada sencillo.

Otra opción es cambiar ciertos hábitos de nuestro día a día para ser más respetuosos con nuestro cuerpo y, a la vez, beneficiar a nuestro entorno. De ahí que no nos cueste nada afirmar que lo vegano es, por decirlo de algún modo, tendencia no sólo en lo que a alimentación se refiere, también en cosmética. El boom de las marcas eco que prometen cuidarnos a base de productos sin químicos no cesa y cada día aparecen nuevas firmas dispuestas a poner patas arriba el sector con cremas, champús, maquillajes y pinta uñas que no incluyen en sus ingredientes ningún tipo de componente de origen animal. Evidentemente, la cosmética vegana es cruelty free, es decir, no realiza tests en animales.

De esta pequeña revolución tampoco se libran los tratamientos estéticos y concretamente al que hoy nos ocupa, el de la depilación gracias a la cera vegana. Está hecha a base de una pasta de azúcar –de ahí que se la conozca con el nombre de sugaring–, agua y limón, es decir, ni una gota de cera de abeja en la mezcla. De ahí que se la pueda llamar cera vegana, porque es 100% natural y 100% libre de crueldad animal.

Piel más suave y menos bello

Funciona como la cera de toda la vida, es decir, se aplica una fina capa de esta pasta de azúcar sobre la piel –fría o caliente– y se retira –con o sin bandas–, pero la depilación vegana tiene más beneficios para nuestra piel. Por ejemplo, el limón actúa sobre nuestro bello debilitándolo con lo que se consigue que salgan menos pelillos y más débiles. El azúcar, por su parte, hace las veces de exfoliante con lo que la piel nos queda más suave y aterciopelada.

Además, no produce alergias, se puede usar en cualquier parte del cuerpo y, buena noticia para las pieles sensibles, esta cera también es apta para vosotras.

Continúa leyendo