Los mejores remedios contra la resaca

Las fiestas navideñas pueden jugarte una mala pasada. Para evitar el malestar general y el dolor de cabeza que puede proceder al desfase, sigue estos trucos que te ayudarán a sentirte mejor al día siguiente.

No nos hemos metido todavía de lleno en las dos “semanas grandes” de la Navidad y las resacas ya se cuentan a puñados. Que si la fiesta del gimnasio, la cena de la empresa, la reunión con las amigas del instituto, el día de cañas con los de la universidad y hasta con los padres del cole si se tercia. La lista de días que iban a ser tranquilitos y acabaron “liándose” es larga, pero que te quiten lo bailado. Eso sí, espero que te hayas guardado algo para lo que todavía tienes por delante, porque son tres montañas -si es que llegas con gasolina a la noche de Reyes- como el Everest en esto de las juergas y las resacas. 

Desde estas líneas no podemos pedirte otra cosa que no sea moderación dentro de lo posible, pero como sabemos que la cosa se suele complicar porque Nochebuena y Nochevieja solo hay una al año de cada una de ellas. Por eso, y porque no somos tus padres, sino más bien algo así como tu hermana mayor o "la tía enrollada", hemos decidido recopilar una pequeña batería de consejos para que la resaca sea lo más llevadera posible. 

Al fin y al cabo, a casi todas se nos ha ido la mano alguna vez, y en esas mañanas en los que no sabes como vas a poder llegar ni siquiera al baño del dolor de cabeza y malestar general que sientes, hubiéramos agradecido tener a golpe de click sin movernos de la cama algunos remedios para saber qué hacer para paliar dichas sensaciones. Si este es tu caso y has encontrado este texto, lee con atención porque a buen seguro te sentirás algo más aliviada cuando lleves a cabo estos tips

Beber mucha agua

Hidratarse es la mejor forma de combatir la resaca porque toca reponer los líquidos del cuerpo y en cierto modo depurarte. Nada como el agua para ello. No en vano es el primer experto que cualquier veterano de guerra en estas lides te daría.

Una buena ducha

Más allá de si tiene o no efectos positivos, es indudable que una ducha pausada, aunque gastes por una vez algo más de agua de la cuenta, te cambia la manera de afrontar el día. Por un lado, te relaja, pero por otro lado también te sirve para limpiar todos los restos que quedan sobre tu cuerpo de la noche de fiesta que te ha llevado a estar en esa situación en la que solo te apetece dormir.

Comer ligero

resacon
El dolor de cabeza y el malestar pueden evitarse (Foto: iStock)

Tienes el cuerpo como si te hubieran dado una paliza y seguramente solo te apetece comer fast food por ello, pero lo único que estarías haciendo así es comprar papeletas para que la cosa empeore. Come ligero y cosas que puedan ayudar a tu cuerpo a que se asiente. Un caldito, el yogurt, una pieza de fruta… Deja la hamburguesa o la pizza fría del día anterior para otro momento.

Sueño reparador

Pocas cosas peores le pueden pasar a una en la vida que no poder dormir una resaca. Esos días en los que tienes que hacer cosas desde primera hora, y no te digo ya ir a trabajar, son los más largos del año. La resaca se recupera con un buen sueño reparador, entre otras cosas.

Descanso activo

Una vez te has dado una ducha después de descansar, te has hidratado y metido algo ligero en el estómago, no te tumbes todo el día en el sofá con la manta. Se te echará la casa encima y el dolor de cabeza irá a más. Date un pequeño paseo para airearte, incluso aunque haga frío. Tu mente lo agradecerá muchísimo.

Ayuda extra

Es el último recurso, de ahí que sea el que cierra esta lista, pero si te encuentras tan mal que nada de lo que has hecho para estar mejor funciona, puedes recurrir a ayudas extra en forma de medicamento. Un Ibuprofeno ayuda a encontrarte mejor, es mano de santo. Eso sí, nada de abusar de este tipo de recursos, por favor. 

Continúa leyendo