El color pelo de moda es el rubio vainilla (y lo dicen Emily Ratajkowski y Kaia Gerber)

Que el rubio vainilla favorezca a todos los largos no significa que sea el mejor para todas melenas. Te contamos a quiénes favorece.

¿Te suena el rubio vainilla? Pues que sepas que ya hay nuevo color de moda este 2020 y tiene nombre y apellido: rubio vanilla. Aunque últimamente la tendencia en coloración del pelo es muy natural, de hecho, las  mechas babylightsbalayage han sido de lo más pedido en las peluquerías tras el confinamiento después del retoque de raíces, hay quien también quiere arriesgar y pasarse a un color más extremo, como es el rubio vainilla. En menos de 24 horas, Kaia Gerber y Emily Ratajkowski han dicho adiós a su color de pelo bronde para abrazar al rubio, en concreto, el rubio vainilla, un color extremo y no apto para todas. ¿Acierto o error? Cuestión de gustos. Juzga tú misma. 

 

 

 

El color de pelo de moda es un rubio vainilla con las puntas ligeramente más saturadas. Un rubio muy veraniego, que queda igual de bien en melenas largas, como las de la modelo y diseñadora Emrata, que es como se la conoce en redes sociales, como en el lob de la hija de Cindy Crawford. 

Que el rubio vainilla favorezca a todos los largos no significa que sea el mejor para todas melenas. Ambas tienen una base oscura, el cambio drástico y bastante llamativo, pero antes de dar este paso hay que tener muy en cuenta la calidad del cabello. “Al tener que aclararlo tanto, supone una agresión importante para el pelo y no todos los cabellos pueden soportarlo”, como recuerdan desde Masion Eduardo Sánchez. 

 

Cómo cuidar el rubio vainilla de moda en 2020

Ahora más que nunca, de cara a estos meses de sol, habría que extremar las precauciones y apostar por una doble protección –con protectores capilares y sombreros-, así como hidratación constante en forma de sérums, mascarillas y aceites, y el uso de champús, acondicionadores o mascarillas con pigmentos violetas que eviten que el tono torne hacia amarillos y verdes.

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo