Cómo debes limpiar tus brochas de maquillaje

Tener los utensilios en perfecto estado es fundamental no solo para que el maquillaje quede perfecto sino para cuidar la salud de nuestra piel.

Seguro que tienes más que interiorizada una rutina de belleza en la que no falta la correcta limpieza de tu rostro, la aplicación de sérum, crema, contorno de ojos, exfoliante e incluso mascarillas con periodicidad adecuada. Estamos seguras de que también estás perfectamente enterada de todas las tendencias en maquillaje, no escatimas en comprar los productos que mejor le van a tu piel e incluso te has hecho con un pequeño arsenal de brochas que sabes utilizar perfectamente en función de qué parte de la cara vas a maquillar. Y aun así, puede que estes cometiendo un grave error sin que te des cuenta...

¿Cada cuánto limpias tus brochas? Esta es la pregunta que deja muda a muchas personas que pese a poner todo de su parte en el terreno de la belleza olvidan algo que es absolutamente fundamental para que todo el engranaje funcione correctamente. Ya no solo por lo efectivo o no que puede resultar un determinado producto sino porque la salud de nuestra piel así lo exige. Piensa por un momento la cantidad de suciedad -y, por tanto, de bacterias- que se queda acumulada en las cerdas y en cómo estás una y otra vez poniéndolas en contacto con tu rostro si no les das la higiene que precisan. Es fundamental tomar consciencia de ello y poner en práctica una serie de recomendaciones para que eso no ocurra.

¿Cómo se limpian?

Una vez que te hayas convencido de que debes hacerlo es importante saber bien cómo hacerlo. Antes de proceder a limpiar las brochas es importante que tengas en cuenta la naturaleza de ésta porque determinará la mejor forma de lavarla. Es decir, aunque existan varios limpiadores específicos para esta tarea, si es de pelo natural puedes también recurrir a un champú tradicional mientras que si se trata de una brocha de pelo sintético puedes hacerlo con un poco de jabón neutro, aceite de oliva o incluso con una gota de producto para el lavavajillas. En ambos casos, vierte un poco de producto sobre el pelo y repártelo suavemente por todas las cedras con los dedos tratando de evitar que se caigan o se rompan durante el proceso. 

Después, acláralas bien con agua, envuélvelas en papel absorbente y colócalas boca abajo unas horas para que se sequen y desaparezca cualquier rastro de humedad antes de volver a utilizarlas. Nada de recurrir a secadores de pelo o colocarlas cerca de una fuente de calor si no quieres que se estropeen. 

¿Cada cuánto hay que hacerlo?

La frecuencia de limpieza que le debes dar a tus las brochas dependerá exclusivamente del uso que les des a las mismas. Por ejemplo, si eres de las que se maquilla a diario, lo más recomendable es que elimines la suciedad una vez a la semana en las brochas de maquillaje que uses para las bases fluidas o labiales y al menos una vez al mes en las que sean simplemente para aplicar polvos de sol o sombras de ojos

Solo de este modo conseguirás que tus brochas te duren varios años sin perder eficacia, al tiempo que estarás protegiendo tu piel de posibles infecciones. 

María Aguirre

María Aguirre

Arrastro ojeras, ordeno la ropa por colores, me muerdo las uñas, hago café varias veces al día, como mucho y bien, veo más series de las que debería, leo menos libros de lo que me dejan mis dos hijas, escribo sobre moda y siempre tengo música puesta. Soy de las que piensa que un día malo lo arregla un capítulo de ‘Friends’ y que sería imposible vivir sin chocolate.

Continúa leyendo