Vídeo de la semana

Cómo escoger el colorete que más te favorece según tu color de piel

Te contamos, paso a paso, cómo conseguir el colorete perfecto para un efecto buena cara.

Ester Expósito
Unsplash

Ahora que vamos poco a poco a poco adaptándonos a la nueva normalidad, somos más conscientes que nunca de que las cosas van a cambiar, entre ellas la experiencia de compra de cosméticos y productos de belleza. Cuando vayamos a comprar un pintalabios, un colorete o una base de maquillaje, no vamos a poder probarlos en la propia piel, pero hay algunos trucos para saber qué es lo que más te favorece.

Y si hay un producto de belleza que genera dudas es el colorete, ¿de verdad sabemos que el que usamos es el que mejor nos sienta? A partir de ahora ya lo sabrás. Te ayudamos a encontrar el colorete que más te favorece según tu piel. 

¿Cómo escoger el tono de blush?

Vamos en busca del efecto buena cara que mitigue rasgos de cansancio o de la edad, y para ello, la referencia con la que construiremos la paleta de colorido siempre será la piel, no tanto los ojos o el cabello.

Colorete para pieles blancas

Si tu piel es clara, tal y como nos explica Eva Raya, cosmetóloga y co-creadora de Alice in Beautyland: “te favorecen los tonos claros y empolvados, de aire romántico y rejuvenecedor. Son los más suaves y los recomendados cuando se busca un aspecto juvenil o inocente.

Colorete para pieles medias

Si tu tono de piel es medio, ¡apuesta por el mix de tonos! "Prueba a usar un tono claro sobre la mejilla y añade dimensión con un tono más marcado en el centro. Difumina en movimientos circulares”.

Colorete para pieles oliváceas

En pieles oliváceas “elige tonos vivos y alegres que te iluminen la piel. Los melocotón y fresa suelen quedar perfectos en estos casos”.

Colorete para pieles oscuras

En pieles oscuras, “los tonos de colorete vivos y saturados crean un contraste muy favorecedor. También funciona muy bien un colorete iluminador satinado”.

Trucos para aplicar el colorete y conseguir un efecto buena cara

-Disimular volúmenes: “si tienes algún rasgo desproporcionado, como una mandíbula excesivamente prominente, por ejemplo, puedes dirigir la atención hacia los pómulos aplicando una buena dosis de colorete en un tono subido. Aplícalo dibujando círculos para que quede bien difuminado”.

-Enfatizar los pómulos: “cuanto más luminosos, ¡mejor!".

-Esconder el cansancio: “cualquier tono de blush que avive el rostro y ‘despierte’ la mirada, vale. En cuanto a la aplicación, lo recomendable es desde el centro de la mejilla a la parte alta del hueso del pómulo, siempre en movimientos circulares”.

Continúa leyendo