Vídeo de la semana

Cómo maquillarse en casa para hacer una videollamada con amigas o tener una reunión de trabajo

Te proponemos dos looks de belleza muy sencillos con los que deslumbrar en tus videollamadas de los días de cuarentena.

Cómo maquillar la piel, paso a paso, para una videollamada
Cómo maquillar la piel, paso a paso, para una videollamada (Imaxtree)

Que estemos en casa confinadas, no significa que tengamos que renunciar a estar maquillas y vernos guapas. Es cierto que la mayoría de nosotras está aprovechando estas semanas para dejar descansar la piel, cuando tenemos vídeollamadas o reuniones de trabajo nos gusta maquillarnos pero, ¿cómo podemos hacerlo en casa? Te proponemos dos looks de belleza con los que deslumbrar en tus vídeollamadas de los días de cuarentena.   

Para una videollamada de trabajo

Look para el trabajo
Look con labial Le Rose Liquide Balm Nº19 de Givenchy (34€)

Sobria, pero en su justa medida, porque el punto elegante es importante. Marca los ojos ligeramente con tonos bronce o rojos, y labios cálidos serán la mejor opción, ni muy sobria ni muy atrevida. El colorete juega también un papel importante para obtener un resultado natural. Y para rematar el look, rellena y cepilla tus cejas, es importante definirlas bien para resaltar tu mirada.

 

 

Para una reunión con amigas

Maquillaje para videollamada con amigas
Look natural con con Teint Couture Shimmer Powder, de Givenchy (40,50€)

Tez luminosa, fresca y descansada con tan solo tres básicos. El primer paso es hidratar bien la piel con una BB cream o crema en formato vaporizador para combatir con los signos del cansancio. Después, aplica en el rostro un bálsamo perfeccionador de la piel ligero para conseguir jugosidad. Y finalmente para un acabado fresco, el producto indispensable es el iluminador. Aplícalo sobre la parte alta de los pómulos, lagrimal, puente la nariz, sienes y sobre el arco de cupido. ¡Y lista!

Cómo cuidar la piel en casa, paso a paso

La piel es un órgano vivo y como tal, sufre los efectos del confinamiento exactamente igual que cualquier otra zona del cuerpo. Según el Dr. Fustes, de Dorsia, “la piel refleja los momentos de estrés y agobio al que estamos sometidos y, probablemente, también los excesos alimentarios o cambios en nuestras rutinas convencionales. Por eso, no maquillarnos no es siempre sinónimo de buen estado de la piel. Existe un factor muy importante a tener en cuenta y es la falta de vitamina D, como consecuencia del confinamiento. En la medida de lo posible, debemos intentar tener algún momento de exposición solar. Con tan solo 10 minutos es suficiente para tener una buena producción de vitamina D. Además, hay que acompañarlo con una dieta rica en alimentos que aporten esta vitamina como el pescado azul, aguacates, huevos, etc.”, indica el Dr. Fustes.


Al estar en casa mucho más tiempo, la piel debe llevar un cuidado ad hoc, sobre todo para evitar la deshidratación, sin que esto implique dejar de vernos bien y a gusto con nuestro aspecto. En este sentido, lo ideal sería:

  • Usar cremas enriquecidas con ácido hialurónico, con antioxidantes como vitaminas C o E o con aloe vera, y mucho mejor si son en forma de sérum o emulsiones ligeras.
  • No olvidar el uso de protección solar ya que, tal y como asegura el Dr. Antonio José, las radiaciones ultravioletas penetran a través de los cristales de las ventanas y provocan foto-envejecimiento. Lo ideal es usar solares muy ligeros, con FPS adecuada o en forma de polvos minerales que ayudan a darle mejor aspecto a la piel.
  • Prestar especial atención a la higiene. Cuantos más jabones usemos, más daño le haremos al manto graso que la protege. En la bañera, procura usar agua tibia y jabones ‘amables’ con la dermis. A la hora de aplicar nuestra crema de tratamiento, lo ideal es que se trate de hidratantes ligeras y, a ser posible, usarlas después del baño ya que la piel húmeda mejora su absorción.
piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo

#}