Cómo pintarse los labios: tips para sacar el máximo partido a los labios estas navidades

Toma nota de nuestro paso a paso con los tips de Víctor Maresco, maquillador profesional de Revlon.

Acabar el  maquillaje con unos labios bonitos es la guinda del pastel, pero, ojo, no es tan fácil saber cómo pintarse los labios. A priori parece el paso más sencillo de un look beauty, pero las técnicas evolucionan, las tendencias cambian y, por tanto, cada vez entraña más tiempo el maquillaje. Además, en tiempos de COVID-19, acabar el día con el maquillaje de labios intacto es un reto, pero nosotras sabemos cómo lograrlo. 


Seguro que has notado que últimamente con el uso continuado de las mascarillas los labios están más resecos, ¿verdad? Nuestro consejo es que antes de empezar con el maquillaje, apliques un bálsamo de labios, para que estén hidratados y desaparezcan esas líneas típicas de los labios resecos. 

 

Toma nota de nuestro paso a paso con los tips de Víctor Maresco, maquillador profesional de Revlon. 

  • Si quieres un ligero velo de color, basta con deslizarlo suavemente por tus labios para que queden hidratados y brillantes. Para conseguir una mayor cobertura, aplica un par de pasadas y verás como el color se ve más vibrante e intenso.
  • Aumenta la durabilidad perfilando el labio y rellenándolo completamente, posteriormente aplica Super Lustrous en la parte central para conseguir volumen.

 

Revlon
Pintalabios de Revlon
  • Utiliza para tus looks más suaves un tono nude (020 si el tono de tu labio natural es suave o 008 si tienes un color más intenso). Dale un giro a tus looks utilizando un tono más intenso y sube… ¡la vibración de tu maquillaje!

Eso sí, otro de nuestros trucos para que el maquillaje permanezca intacto, es sellar con un polvo traslúcido la base y termina con un fijador de efecto mate el look. Este paso es la clave para que el maquillaje no se derrita ni transfiera a ningún lado. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo