Esta máscara de pestañas de Maybelline NY se ha hecho tan viral en Tik Tok que se ha agotado en varias ocasiones

Es el rímel favorito de las influencers y no nos extraña porque tiene un efecto pestañas postizas y un color muy intenso.

Tener unas pestañas largas, tupidas y rizadas es el deseo de muchas de nosotras, sin embargo, no siempre lo conseguimos. Es cierto que las extensiones de pestañas -e incluso el lifting de pestañas- pueden hacer mucho por ti, pero cuando das con una máscara de pestañas que se adapta a lo que quieres ya tienes todo el trabajo hecho. En la redacción de Delooks tenemos nuestras máscara favoritas, las mejores por menos de 15€… aunque en las últimas semanas se ha hecho viral una máscara de pestañas de Maybelline NY. 


Se trata de la Lash Sensational Sky High de Maybelline NY. Su innovador cepillo flexible, Flex Tower, de forma cónica, ideal para conseguir volumen y alargarlas, alcanza hasta las pestañas más cortas permitiéndote repartir la misma cantidad de fórmula en todas ellas. Además, su fórmula infusionada con extracto de bambú permite una aplicación fácil, ligera y sin grumos. La prueba está en el vídeo de jessica.eid_, que con solo una pasada consigue una mirada efecto pestañas postizas. 

 

Lash Sensational Sky High
Lash Sensational Sky High, de Maybelline NY

¿Cómo se aplica? Desde la raíz hasta las puntas con movimientos ascendentes en zigzag para repartir la fórmula en todas las pestañas por igual. Si quieres seguir añadiendo volumen aplica una segunda o tercera capa.

A la venta por 12,95€, tras hacerse viral en Tik Tok el rímel Lash Sensational Sky High de Maybelline NY puntos de venta como Primor o Druni se ha agotado hasta en 3 ocasiones. De hecho, en Primor, se acabaron las existencias en solo un fin de semana.

Si quieres tener más opciones, no te pierdas la fotogalería con las mejores máscaras de pestañas que te hemos dejado abajo. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo