Agua micelar: todo lo que necesitas saber sobre su uso

¿Estás segura que la estás aplicando de la manera más efectiva? Te contamos, paso a paso, cómo la tienes que aplicar para sacarle el mayor partido al producto desmaquillante.

Ahora que ya hemos fichado cuáles son las mejores aguas micelares del mercado, ha llegado el momento de aprender a usarla.El agua micelar es uno de los productos más demandados para limpiar la piel y desmaquillar. Compuesta por pequeñas micelas que atraen los elementos grasos y acuosos por sus dos extremos, al pasar el agua micelar por la piel con un algodón o toallita, las micelas se abren y atrapan los residuos y la suciedad de la piel como si fuera un imán. ¿Pero estás segura que la estás aplicando de la manera más efectiva?

No frotes (no es necesario)

Al limpiar el rostro, es muy importante no friccionar en exceso, sobre todo en las pieles más delicadas. "Muchas veces, al aplicar un producto con un disco de algodón o toallita desmaquillante, apretamos y frotamos en exceso, pero realmente no es necesario pues las micelas son capaces de atraer la suciedad y el exceso de sebo al contacto con la piel, como si fueran un imán”, afirma Rocío L. Cuesta, CEO de Alma Secret y doctora en Farmacia.

Agua micelar como único producto de limpieza

El agua micelar puede usarse para desmaquillar rostro, ojos y labios. Tiene un buen poder de arrastre, ya que las micelas atraen fuertemente los restos grasos que hay en la piel.

El agua micelar, como remarcan desde Garnier, es una alternativa perfecta a otros limpiadores comunes, ya que entre sus ingredientes no encontrarás jabón, que puede causar un desequilibrio del pH de la piel, y no requiere aclarado, lo que permite que los ingredientes tratantes de su fórmula permanezcan más tiempo sobre la epidermis actuando. 

No escatimes en producto

Usar la cantidad suficiente de producto es clave para que el agua micelar funcione bien. Impregna el disco de algodón o la toallita reutilizable lo suficiente, pero sin que el agua gotee.

El orden correcto dentro de la rutina 'beaut'y

Cada maestrillo tiene su librillo pero, desde Alma Secret, recomiendan empezar siempre limpiando los ojos con suaves presiones y continuar desde la zona interior a la exterior. Por último, pasa a los labios; si hay maquillaje en tu piel, usa algodones distintos. El rostro hay que desmaquillarlo siempre por mitades y desde el centro hacia los laterales, ejerciendo ligeras presiones.

Un truco que siempre recomienda Rocío L. Cuesta para las pestañas, es poner un poco de agua micelar en un bastoncillo y pasarlo sobre las pestañas con movimientos rotatorios.

El agua micelar no necesita aclarado, pero tras la limpieza se puede utilizar una pequeña gasa de algodón sobre el rostro, si la piel tiene sensación de humedad.

 

 

Aplica el agua micelar dos veces al día

¿Sabías que a pesar de no maquillarte debes llevar a cabo una rutina de limpieza facial diaria en profundidad? Según los expertos, debemos limpiar el rostro como mínimo dos veces al día, ya que factores como la contaminación, el sudor, el sebo o los restos de residuos de otros productos pueden obstruir el poro, impidiendo así que la piel respire correctamente y provocando puntos negros, acné o un posible envejecimiento prematuro.

Desde Garnier nos recomienda llevar a cabo una rutina de limpieza tanto por las mañanas, para eliminar todas las células muertas a causa de la regeneración que se produce por al noche y despertar los rasgos, como por las noches para librar a la piel de los agentes que se depositan sobre ella en la jornada. De esta manera, con agua micelar preparamos también la piel para el cuidado de tratamiento diario, permitiendo una mejor penetración del mismo.

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo