Así debes cuidar tu piel si tienes 30 años

Para mantener la piel joven y prevenir el envejecimiento, debes tener en cuenta dos factores: el orden correcto de la rutina facial y el tipo de productos que utilizas.

Tienes 30 años, y hasta aquí todo ha valido en lo que a rutina facial se refiere. La piel joven está repleta de activos que se encargan de mantenerla rellena, hidratada, elástica y, por consiguiente, firme. Pero, ay, lectora, si has soplado los veintitodos en tu última tarta de cumpleaños, te vamos a hacer el mejor regalo: contarte el secreto del correcto cuidado facial. Porque el de la eterna juventud, como ya te puedes hacer una idea, no existe.

A partir de ahora, la rutina es la clave. La rutina es constancia y solo así se marca la diferencia. Ten en cuenta que el cuidado facial es un bien a largo plazo. Es decir, no vas a notar que tu piel rejuvenece en dos semanas, aunque por supuesto puedas ver que mejoría. La idea es que la edad de tu piel vaya por detrás de la que pone en tu dni.

Para lograrlo, hay que tener en cuenta dos factores: el orden que tienes que seguir en tu rutina facial para que sea efectiva y el tipo de productos que utilizas, que deben ir acorde con las necesidades de tu piel. Así que vamos a abordar ambos aspectos de forma conjunta:

Limpiador facial de Apoem
Apoem

Paso 1: El limpiador o desmaquillante. Es el primer paso universal y su función es eliminar todo resto de suciedad. En el mercado hay un sinfín de opciones, pero para las pieles de 30 años los expertos suelen recomendar un limpiador suave bajo en espuma que no dañe la barrera lipídica. Te proponemos Purify Clementine Face Wash, de APoEM. PVP: 39 €

Exfoliante de Apoem
Apoem

Paso 2: El exfoliante. Normalmente no se realiza a diario. Generalmente, una vez en semana o, si se trata de pieles sensibles y secas, cada 15 o 20 días. Al igual que el limpiador, la línea Purify es una gran elección. Se trata de un delicado exfoliante pensado para pieles mixtas y grasas, las más comunes a los 30 años. Contiene aceites esenciales de eucalipto y de árbol de te, entre otros, y cuesta 39 €.

Tónico de Perricone MD
Perricone MD

Paso 3: El tónico. Este producto es uno de los grandes olvidados. Pero es muy recomendable si viven en un lugar con altos niveles de contaminación. En este caso, una gran opción puede ser Intensive Pore Minimizing Toner, de Perricone MD. Este tónico consigue reafirmar, hidratar y energizar la piel. Su fórmula hace de barrera protectora en la piel, y al minimizar los poros consigue que penetre menos suciedad. PVP: 45 €

Sérum de DermGo
DermGo

Paso 4: El sérum. Su labor es prevenir el envejecimiento porque es un concentrado de activos. Algunos de los ingredientes que debes buscar si estás en la década de los 30 son: ácido hialurónico para hidratar; vitamina C, para aportar luminosidad, y el ácido ferúlico, por sus propiedades antioxidantes frente a los radicales libres. Te recomendamos Momentum by DermGo, basado en genocosmética antiedad y apto para pieles jóvenes, de hombres y mujeres. PVP: 45 €

Crema facial de día de Babe
Babe

Paso 5: La crema. El último paso de la rutina facial es la crema hidratante. A los 30 años, lo aconsejable es que hidrate y facilite la retención de agua dentro de la epidermis sin ocluir el poro ni aportar exceso de grasa. En el caso de que la piel sea grasa y/o con tendencia acneica es mejor que sea una hidratante más rica en agua que en grasa, y si es una piel seca al revés. La crema Multiprotectora con SPF 30 es una buena candidata para el día. PVP: 28€.

Continúa leyendo