Vídeo de la semana

¿Tienes acné? 5 activos eficaces que debes incluir en tu rutina facial

Despedirte de los granos y evitar que vuelvan a salir es posible con una rutina facial específica para las necesidades de tu piel. Estos son los 5 activos que sí o sí debes conocer, porque son muy efectivos para tratar el acné.

activos acné
Getty Images

Hay muchos factores que pueden causar un brote de acné, aunque lo más habitual (sobre todo en edad adulta) es que esté ligado a un desajuste hormonal. Las mascarillas, el estrés y la alimentación también pueden propiciar la aparición de granos. Ante un acné severo es esencial acudir a un dermatólogo para tratarlo de forma específica. Pero si en tu caso el acné es leve, una correcta rutina facial enfocada a las necesidades de una piel con granos e imperfecciones será la solución definitiva. Para ello, ten en cuenta estos 5 activos que son muy habituales (y efectivos) en la cosmética antiacné.

Niacinamida

La niacinamida es una forma de vitamina B3 muy popular gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas. Surgió hace unos años de la mano de la cosmética coreana y hoy en día es uno de los activos más recomendados para combatir el acné. Esto es todo lo que puede hacer por tu piel:

  • Reduce el acné, los poros dilatados y las pequeñas arrugas.
  • Renueva la capa externa de la piel.
  • Controla la producción de sebo.
  • Previene y elimina las manchas y las rojeces para lograr un tono unificado.
  • Reduce la hiperpigmentación post-inflamatoria derivada del acné.
  • Mantiene la hidratación de la piel ya que reduce la pérdida de agua.

 

Ácido salicílico

Es el beta hidroxiácido (BHA) más común y está recomendado para pieles grasas o con tendencia acneica. El ácido salicílico es un exfoliante químico cuyo objetivo principal es penetrar en los poros obstruidos y limpiarlos en profundidad para evitar así los granos y los puntos negros. Además, es un gran aliado para controlar la sobreproducción de sebo y para conseguir un tono del rostro unificado. Es muy conocido por sus efectivas propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. ¡Inclúyelo en tu rutina facial diaria y tus poros volverán a respirar!

activos acné
Getty Images

 

Retinoides

Son un derivado de la vitamina A muy popular en la cosmética antienvejecimiento. Y te preguntarás, ¿qué tienen que ver el envejecimiento de la piel y el acné? Pues bien, los retinoides son un activo que penetra en las capas más profundas de la piel y desobstruye los poros, elimina las células muertas y favorece la renovación celular, propiedades muy beneficiosas tanto en pieles fotoenvejecidas como en pieles con granitos. Y además tiene una importante acción antiinflamatoria. El resultado es una piel lisa y sin textura, más suave e hidratada. 

 

Ácido azelaico

Este es un ácido dicarboxílico que está presente de forma natural en nuestra piel y que resulta un tratamiento efectivo para combatir el acné y las bacterias que obstruyen los poros. Y también es un gran antiinflamatorio. Estas son algunos de los beneficios que puede tener en tu piel:

  • Inhibe la bacteria que causa el acné (la Priopioniacterium acnes).
  • Disminuye la sobreproducción de sebo y los brillos.
  • Evita que los poros se obstruyan y, por tanto, la aparición de granitos y comedones.
  • Reduce la hiperpigmentación causada por el acné.

 

Ácido mandélico

El ácido mandélico es un alfa hidroxiácido (AHA) que proviene de las almendras amargas y que es muy habitual en cosmética. Algunos de los ácidos anteriores pueden resultar irritantes para una piel con mayor sensibilidad, pero el ácido mandélico tiene una absorción más lenta y una penetración menor por lo que resulta el activo perfecto para las pieles sensibles que sufren de acné e imperfecciones. Tiene una gran capacidad antimicrobiana y antiséptica, mejora la regeneración celular y blanquea las manchas causadas por el acné.

paula payarols

Paula Payarols

No sabría decir en qué momento decidí que quería ser periodista, pero sí sé que ocurrió por la necesidad de compartir. Porque ese hormigueo que siento cuando se habla de moda y esa inquietud por las tendencias, por el skincare y por la lectura no podía, sencillamente, quedarse dentro de mí. Si hay algo que siempre he tenido claro es que escribir es libertad y es zona de confort. Y por el camino me enamoré de las redes sociales, por lo que también me dedico profesionalmente a ellas (aunque las mías sean un desastre). "Nunca dejes de aprender" como lema de vida.

Continúa leyendo