7 trucos de belleza para cuidar la piel del escote y de la espalda

A la hora de mantener su aspecto saludable es necesario dedicarles tantos cuidados a estas zonas como a la piel del rostro.

consejos piel pecho
Hidrata, exfolia y reafirma para mantener estas zonas con un aspecto siempre joven / Imaxtree.

El pecho, el escote y la espalda son algunas de las zonas más sexys del cuerpo pero, por otra parte, las dos primeras pueden mostrar también con mayor antelación los signos del envejecimiento. En el caso de la espalda, su inaccesibilidad tiene como consecuencia que se convierta en una de las áreas más olvidadas y, al mismo tiempo, es una de las más propensas a la aparición de brotes de acné, sobre todo en la zona superior y en los hombros.

A continuación hemos recopilado algunos trucos de belleza en forma de cuidados diligentes que debemos llevar a cabo para conseguir que la piel del pecho, el escote y la espalda se mantengan en condiciones tan saludables como la del rostro.

 

Así debemos cuidar la piel del escote y del pecho

 

Es necesario realizar una exfoliación periódicamente

Después de su limpieza y un par de veces a la semana, se recomienda exfoliar suavemente el cuerpo centrándonos especialmente en el área del pecho y del escote. Esto, además de eliminar piel muerta y toxinas, asegurará que la piel esté adecuadamente preparada para absorber de manera más eficiente el resto de productos que se apliquen con posterioridad. La exfoliación también contribuye a una buena circulación y aporta firmeza y suavidad a la zona.

 

La hidratación es clave para minimizar los signos de envejecimiento

Después de la limpieza y la exfoliación debemos aplicar una crema hidratante y, a ser posible, reafirmante. Este cosmético de cuidado de la piel suele ser más denso que la hidratante que utilizamos para el rostro, por lo que se recomienda calentar el producto con los dedos antes de su empleo. La mejor manera de aplicarlo es desde el pecho hacia el escote y subiendo también hacia el mentón - y así no nos olvidamos del cuello -, la línea de la mandíbula y la parte posterior de las orejas. Esta técnica de masaje calma la piel y estimula su firmeza.

 

Mimar la zona con tratamientos profesionales

Aplicar un tratamiento reafirmante a la zona del escote y del pecho corrige la piel dañada. De la misma forma, un peeling puntual puede unificar la textura y el tono de la piel, así como minimizar o eliminar enrojecimientos y manchas que hayan podido aparecer por su exposición al sol.

 

No hay que olvidarse de la protección solar

Tenemos claro que en los meses más calurosos del año debemos proteger todas las áreas del cuerpo que vayan a exponerse al sol, independientemente del tiempo que vayamos a estar al aire libre o del estado del cielo (sí, también nos podemos quemar en un día nublado). Sin embargo, en los meses más fríos del año parecemos olvidarnos de aplicar protección solar más allá de la línea de la mandíbula. En este sentido, el cuello, el pecho y el escote deben tratarse como áreas delicadas que se pueden dañar fácilmente. Por tanto, si vamos a exponerlas al sol se recomienda siempre utilizar una protección con un SPF 15 como mínimo, 30 minutos antes de salir de casa.

consejos cuidado piel
Imaxtree

Así debemos cuidar la piel de la espalda

 

Limpiarla cuidadosamente

Al igual que la piel del rostro, la de la espalda es susceptible de sufrir acné y su cuidado es tan importante como la del resto del cuerpo. Sin embargo, la dificultad que tenemos de alcanzar toda su extensión por nosotras mismas, tiene como consecuencia que no reciba la misma atención.

Para evitar la aparición de brotes en una piel con tendencia acnéica, se recomienda limpiar la zona con un producto antibacteriano como el que podemos utilizar para el rostro. Esto contribuirá a mantener el acné a raya, ya que este producto cuida especialmente la zona, eliminando los agentes que causan su aparición, sobre todo después de haber realizado ejercicio físico.

 

Exfoliar dos veces a la semana

La exfoliación periódica también es clave. Para ello podemos ayudarnos de un cepillo de ducha, de un guante de crin o de una toalla exfoliante con cuidado de no secar demasiado ni irritar la piel de la espalda. Esta exfoliación impedirá la obstrucción de los poros que causa el acné.

 

Aplicar un tratamiento tópico para minimizar y prevenir el acné

Es fundamental tratar las imperfecciones de la espalda a medida que van apareciendo y de forma localizada. Si se trata de brotes que surgen por debajo de la piel pero que no llegan a alcanzar la parte más superficial, es recomendable aplicar un tratamiento tópico después de la ducha que ayude a reducir la inflamación y el enrojecimiento hasta su eventual desaparición. De la misma forma, en el caso de que el brote aparezca en forma de espinillas, estos tratamientos contribuirán a secar la zona afectada, minimizando los riesgos de infecciones y posibles manchas y cicatrices.

Continúa leyendo