Vídeo de la semana

Las extensiones de pestañas o el ‘lifting’ de pestañas. ¿Cuál es la mejor opción?

Las clínicas estéticas ofertan estos dos tratamientos para crear unas pestañas frondosas. Ahora bien, el proceso de implantación de cada uno es muy distinto...

extensiones de pestañas
Gigi Hadid (Getty Images)

Aunque ambos métodos cumplan con el propósito de lucir una mirada XXL, las diferencias entre las extensiones y el lifting de pestañas son muchas... ¡y hoy te las revelamos todas!

Todas hemos soñado alguna vez con tener las pestañas más largas. No hace falta decir que unas pestañas frondosas y alargadas dan profundidad a la mirada, iluminan el rostro y les otorgan aún más protagonismo a nuestros ojos (punto muy importante en época de mascarillas).

Conseguir unas pestañas rizadas, alargadas y remarcadas en un primer momento era una tarea conjunta de rizador y la máscara de pestañas. Más tarde, la técnica de pestañas postizas daba una solución cortoplacista a eso de tener unas pestañas similares a dos abanicos. Sin embargo, con la aparición de clínicas especializadas en la implantación de extensiones de pestañas, se ofrecía una nueva alternativa al hecho de tener que ir siempre pintada, de la que ya hablamos hace un tiempo en Delooks. Pero, ¿conoces la otra opción que existe a la hora de escoger un tratamiento de alargamiento de pestañas? Te la descubrimos: el lifting de pestañas.

El cometido principal de quien decide hacerse este tipo de tratamientos no es otro que la búsqueda de la naturalidad. En las clínicas especializadas en extensión y lifting de pestañas realizan un estudio previo del estado y grosor de tus pestañas, además del tono y de la forma para adoptar el tratamiento que mejor te convenga. Tras esta primera aproximación se decide cuál es el tipo de extensión más indicado para cada uno/a. Con ello, se persigue que el resultado sea lo más natural posible y conseguir que parezcan tus propias pestañas.

Extensiones de pestañas: qué te ofrece

Lily Collins
Lily Collins (Getty Images).

Si buscas un tratamiento de alargamiento de pestañas, lo que estás buscando son extensiones de pestañas. Una de las principales razones por las que alguien se somete a este tipo de tratamiento es por la comodidad. Renunciar a tener que estar maquillada constantemente para conseguir unas pestañas de infarto es una de las principales razones por las que decir que sí a las extensiones de pestañas.

Aunque la duración del tratamiento es relativa y varía en función de cada cliente, las puestas de extensiones de pestañas suelen durar una media de entre 15 y 20 días. Tiempo más que suficiente como para que no resulte demasiado complicado volver a ir a retocarlas. Una vez sobrepasado ese tiempo se tendrá que volver a visitar la clínica para retomar el tratamiento.

Consiste en una puesta pelo a pelo o en ramilletes. La técnica que siguen las clínicas especializadas están cuidadas al detalle. Se coloca la extensión pelo a pelo o en racimos de pestañas por cada una de las que posee nuestro ojo para que se cree un efecto poblado mucho más natural.

Esta nueva técnica que ha supuesto toda una revolución para el sector de la estética y la belleza ya ha sido probada por distintas personalidades famosas. Blanca Suárez, Paula Echevarría, Pilar Rubio o nuestra querida Lily Collins, son algunas de ellas. Bien sea para un evento o como opción para el día a día, las extensiones de pestañas han revolucionado el panorama beauty.

Extensiones de pestañas
(GTRES).

Se trata de pelos naturales, que suelen ser de seda y que se adhieren a la línea de pestañas con materiales especiales respetuosos con nuestra piel. El precio aproximado de cada una de estas sesiones suele rondar los 100€, dependiendo de la clínica y el tipo de tratamiento.

Después de haber aplicado el tratamiento de pestañas, estas irán cayendo de forma natural, de manera que no te tienes que preocupar de nada más que de volver si te ha gustado el resultado. 

El ‘lifting’ de pestañas, la otra opción

El 'lifting' de pestañas
(GTRES).

Esta tendencia se diferencia de la anterior por su estado más permanente. El lifting de pestañas es mucho más duradero que las extensiones, ya que permanecen unos dos meses intactas antes de que empiecen a perderse de forma gradual.

Este tratamiento se aplica rizando y alargando las pestañas naturales o propias previamente, con la ayuda de un gel fijador. Después de esto, se añaden pestañas pelo a pelo (y no a racimos como en el caso de las extensiones) justo en el nacimiento de nuestra pestaña. Como tercer paso se les aplica un tinte para que estas nuevas pestañas se adapten al tono natural de las nuestras. Este tratamiento es un poco más detallista, ya que se aprovechan las pestañas propias y les da una nueva forma que las alarga y las hace parecer más frondosas. 

Eso sí, si tus pestañas son poco pobladas o demasiado cortas este tratamiento no está indicado para ti, ya que al ir pegados sobre las propias pestañas naturales corres el riesgo de que el resultado no sea el que esperas, debido a que no agarren lo suficiente.

El coste, sin embargo, es muy similar al anterior, con la única salvedad de que existen muchos más matices. Al tratar directamente con nuestras pestañas cada caso tiene que ser estudiado y valorado de forma más personal, lo que puede abaratar o encarecer el coste en función de determinadas condiciones físicas.

Sin embargo, ambos tratamientos son ofertados por clínicas estéticas especializadas en pestañas, de manera que se puede escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades personales o presupuesto.

También te puede interesar:
Setefilla Raquel Madrigal

Setefilla Raquel Madrigal

Escribir es lo que más se me parece a la libertad. Puedo decir que la moda de alguna manera me escogió y aunque yo en realidad siempre quise ser cirujana no cambio este camino, que tantas cosas me ha enseñado a lo largo del tiempo, por nada del mundo. Con la moda he aprendido a apreciar la belleza en los pequeños detalles, a hilar muy fino y a tomarme las cosas con más calma. Nadie puede dudar de que la moda es la expresión más viva del arte actual y para una enamorada de él, en cualquiera de sus variantes, trabajar en esto es un regalo. Porque ya saben lo de aquella frase: El arte es largo, pero la vida breve.

Continúa leyendo