Vídeo de la semana

Los 6 mejores exfoliantes faciales caseros para limpiar a fondo el rostro

La exfoliación de la piel es un paso esencial en nuestra rutina que muchas veces olvidamos. Toma nota de estos exfoliantes caseros y low cost.

Exfoliantes caseros
GettyImages

En la infinita lista del cuidado de nuestra piel tan importante es la hidratación, como la limpieza, como la exfoliación. Todos ellos funcionan en cadena y son igual de necesarios.

La exfoliación no es algo que tengamos que hacer a diario, basta con realizarlo una vez a la semana o, simplemente, cada quince días. Esto varía según nuestro tipo de piel y también debemos escucharla una vez lo hagamos para conocer cual es nuestra frecuencia ideal. Una exfoliación excesiva puede hacer que nuestra piel se irrite y, conseguir así, el efecto contrario al deseado.

Este paso imprescindible en nuestra rutina tiene una función muy importante: la limpieza a fondo de los poros de la piel. Es por esto que los beneficios son muchos. Reduce las líneas de expresión, unifica el tono de la piel y recupera la luminosidad, además de hidratarla.

¿Cuándo y cómo aplicar los exfoliantes?

Los exfoliantes deben aplicarse entre una vez a la semana o cada quince días. Un buen momento para hacerlo es cuando estamos en la ducha o tras haber salido de esta. Es en ese instante cuando los poros están más abiertos por el agua caliente por lo que permitirá que el exfoliante penetre y pueda limpiar más a fondo.

En cuanto a la aplicación, lo más importante es masajear la zona con las yemas de los dedos y siempre en movimientos circulares. Nunca debemos ejercer demasiada presión o incluso rascar, ya que solo conseguiremos irritar la piel.

Una vez aplicada, lo normal es que la dejemos actuar entre 10 y 15 minutos. Aunque nos pueda parecer poco tiempo, es más que suficiente.

Para retirarla debemos lavar la cara siempre con agua tibia, igual que cuando hacemos la limpieza diaria. Es muy importante que, si nos queremos secar con una toalla, lo hagamos a toquecitos y nunca ejerciendo presión o arrastrando, como estamos acostumbrados a hacer porque será contraproducente.

¿Qué exfoliante usar?

Aunque existen muchos exfoliantes en el mercado, hacer tu propio exfoliante casero es muy sencillo y económico. Muchos de los ingredientes necesarios están en tu despensa (café, azúcar, aceite, etc.), por lo que podrás hacértelo en cualquier momento. Es muy importante que no guardes el sobrante para otra ocasión ya que no te será útil en ese espacio de tiempo.

Te proponemos 6 exfoliantes faciales caseros para que puedas hacer en cualquier momento, porque tener una piel cuidada también puede ser low cost.  

Exfoliantes caseros
GettyImages

Azúcar y limón

Uno de los ingredientes por excelencia es el azúcar por su textura idónea para masajear la piel y limpiar en profundidad. Este exfoliante casero llevo años viendo a mi madre aplicarlo una vez por semana. Tan solo se necesita el zumo de un limón e ir añadiendo azúcar hasta que se forme una pequeña pasta. Aplicar durante 10-15 minutos y retirar con agua tibia.

A esta mezcla también le puedes añadir dos cucharadas de aceite de oliva y reducir el zumo del limón a la mitad.

Café y aceite esencial

El grano del café también es un buen exfoliante, en este caso menos agresivo que el azúcar. Además, es una forma de utilizar los posos del café antes de tirarlos directamente.

Mézclalos con unas gotas de tu aceite esencial favorito, las necesarias para hacer una pequeña pasta en un cuenco para cubir el rostro entero. Aplícalo durante diez minutos y aclara con agua tibia. Ten en cuenta que después tendrás que limpiar el lavabo.

Exfoliante de zanahoria

Basta con pelar una zanahoria, triturarla en una batidora y mezclarla con un poco de crema hidratante y ya tendremos otro exfoliante casero. También ayuda a la producción de colágeno y se hace en 5 minutos. 

Arroz y aceite de coco

Históricamente el arroz se usa en Asia como ingrediente para cuidar el rostro. Para hacernos un exfoliante debemos moler medio vaso de arroz crudo en un molinillo. Una vez molido debemos mezclarlo con unas 5 gotas de aceite de coco y un par de cucharadas de agua. Aplicamos la pasta siempre con movimientos circulares y aclaramos con agua tibia.

Exfoliantes caseros
GettyImages

Exfoliante de cacao

El chocolate también tiene sus propiedades para la piel, además de para el paladar. Para ello necesitas 3 cucharadas de cacao en polvo, 1 taza de azúcar y un par de cucharadas de aceite de oliva o cualquier otro aceite esencial que prefieras. 

Puedes empezar haciendo la mezcla con la mitad de ingredientes para ver si es la cantidad necesaria para tu rostro y así no desperdiciar el sobrante.

Arcilla y agua

Los exfoliantes con arcilla también son una de las recetas más usadas desde la antigüedad. Además de exfoliar, ayuda a combatir el acné y las inflamaciones. 

Tan solo necesitas un par de cucharadas de arcilla y otras 3 de agua. Una vez lo vayas mezclando verás si necesitas añadir más agua para que quede una pasta homogénea. 

Aplica con cuidado respetando los bordes de los labios, ojos y nariz. Deja actuar unos 10 minutos hasta que veas que la arcilla se seca y aclara con agua tibia.

Lucia Pandiella

Lucia Pandiella

Continúa leyendo