Paso a paso para recuperar tu piel tras los excesos navideños

Tu piel también sufre los estragos de los días de tantos días de fiesta. Es hora de aportarle todo lo que necesita para devolverle la hidratación y luminosidad que necesita.

Han sido muchos días de excesos navideños: pocas horas de descanso, grandes comilonas, descuido de la rutina deportiva, dejadez en el seguimiento de los tratamientos de belleza... un abandono total de los hábitos saludables que causa verdaderos estragos en tu piel. Tu tripa no es la única que se siente hinchada, también tu rostro sufre la resaca de las fiestas y lo mejor es que trates de recuperarlo cuanto antes. De hecho, si aún no está en tu lista de propósitos para el 2020 deberías incluirlo y ponerte ya manos a la obra. 

No se trata de someterse a ningún método o régimen específico pero sí de hacer una especie de plan detox mediante el cual devolver a tu piel todo aquello que ha perdido y, de paso, ayudarle a retomar las buenas costumbres. 

Primer paso: limpieza profunda

Los signos de cansancio, la sequedad de la piel, la retención de líquidos y la aparición de bolsas son solo algunos de los efectos negativos que la falta de sueño o el abuso de alcohol tienen en nuestra piel. Combatirlos no es fácil pero tampoco imposible, requiere de una concienciación que te lleve a seguir cada uno de los pasos necesarios para lograrlo. El primero de ellos es el de la limpieza. 

La piel debe respirar correctamente y para ello no puede tener los poros obstruidos. Es imprescindible, por tanto, limpiar diariamente el rostro a conciencia con los productos adecuados ya sean en formato loción, leche, gel o agua micelar. De este modo no solo ganarás en luminosidad y tersura, sino que estarás facilitando la aplicación del resto de cosméticos que después vayas a utilizar en tu rutina diaria al estar tu piel mucho más receptiva. 

Segundo paso: hidratación

La piel necesita un chute de hidratación tras los excesos navideños y lo más importante, debe retenerla durante todo el día. Has de encontrar una crema adecuada para tu tipo de piel si quieres que cumpla con esta función como debe. Del mismo modo, no te olvides de escoger un buen sérum y un contorno de ojos que ayude a eliminar las ojeras que han hecho su aparición estelar en las últimas semanas. 

Ayúdate si puedes de alguna de las mascarillas que hay en el mercado porque hay muchas específicas que sin duda serán el mejor rescate para tu rostro. 

Último paso: luminosidad

Una vez tu piel esté limpia e hidratada, solo necesitas devolverle esa luz que parecía perdida. Aquí hay muchos productos que cumplen con esta función a las mil maravillas, pero es el maquillaje el que te ayudará a conseguirlo de una manera más sencilla. 

Unifica tu tono con una base de maquillaje que te sirva para corregir imperfecciones, juega con el iluminador para distribuir por tu cara puntos de luz y añade rubor en tus mejillas gracias a un colorete en crema o polvos que le de ese aspecto buena cara con el que siempre soñamos. 

El toque final lo pone una máscara de pestañas que potencie tu mirada y una barra de labios que llene esta parte de tu cuerpo de jugosidad. 

Continúa leyendo