Vídeo de la semana

Cómo y cuándo usar el retinol para reducir las arrugas

El nuevo milagro antiedad es uno de los mejores productos para mejorar el aspecto de la piel, tanto a nivel de arrugas como a nivel de manchas. Te contamos todo lo que debes saber sobe el retinol y cuál es su manual de uso.

Sara Sampaio
Sara Sampaio, en una de sus fotos de Instagram (@sarasampaio)

Seguro que has oído hablar de los cosméticos con retinol. Este activo antiedad ha revolucionado el sector de la cosmética gracias a sus 'poderes mágicos' para luchar contra las arrugas y las líneas de expresión. Y es que el retinol es un regenerador celular que ayuda a estimular la producción natural de colágeno y Ácido Hialurónico. Por eso es tan beneficioso para la piel pues entre sus múltiples beneficios, destacan su capacidad para reducir la aparición de arrugas, aporta luminosidad, aclara las manchas, reduce el acné… ¿Qué más se le puede pedir a este ingrediente?

El retinol genera pánico, un miedo que viene de los orígenes de este principio, con moléculas poco estables que podían alterar la piel. La retinización es uno de los tratamientos faciales que más se han escuchado durante esta cuarentena, aprovechando la ausencia de exposición solar, pero ¿sabemos exactamente qué es el retinol y cuáles son sus propiedades? Tal y como nos explica la Dra. Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos  “Es uno de los mejores productos para mejorar el aspecto de la piel, tanto a nivel de arrugas como a nivel de manchas” y como comenta la Dra. Pilar de Frutos, cirujana plástica y experta en medicina estética “el retinol es uno de los mejores tratamientos antienvejecimiento que existe y para mejorar la calidad de la dermis. Es uno de los mejores “pulidores” y antiaging que existen  para nuestra piel”. 

Pero el retinol no es el único, sino quizá el más conocido de la familia de los retinoides. Existen distintos tipos de retinoides, como el ácido retinoico, el retinol y otros derivados, y todos ellos son, a su vez, son derivados de la vitamina A. Tienen como función principal aumentar la velocidad de renovación celular y exfoliar,  ya que consiguen eliminar la capa más superficial de la piel, con el crecimiento así de una piel más rejuvenecida y con mayor luminosidad. Además, todos estos tratamientos van a conseguir, aparte, estimular la formación de colágeno ya que activan la proliferación de fibroblastos.

El ácido retinoico constituye la forma más pura de la vitamina A, generalmente es más potente y lo vamos a conocer de dos maneras, en forma de tetrinoína e isotetrinoína (que es de uso oral y cuya única indicación es el  tratamiento bajo supervisión médica del acné moderado-grave que no responde a otros tratamientos, tópicos y antibióticos). Su principal función es conseguir la atrofia casi completa de la glándula sebácea, por ello es un tratamiento prácticamente definitivo para el acné, pero al generar una exfoliación superficial va a conseguir mejorar marcas, manchas y pequeñas arrugas de expresión consiguiendo un aspecto más rejuvenecido y estimulando la producción de colágeno mediante la estimulación de fibroblastos a nivel de la dermis.  El ácido retinoico tópico o tretinoína es la forma cosmética más potente de la familia de los retinoides pero a su vez el más irritante, por lo que se debe utilizar siempre en periodos cortos de tiempo, bajo supervisión médica, por las noche y en pauta ascendente.

 

Para el acné, para las manchas, para las arrugas...

Por lo tanto el retinol de uso tópico más conocido y recomendado para mejorar la calidad de nuestra piel en casa será el famoso retinol. Este es un precursor del ácido retinoico, y  que en función de la concentración y la formulación del producto que utilicemos será más o menos eficaz contra las manchas, las marcas de acné y el envejecimiento en general. Esta molécula es lo que comúnmente está contenido en las cremas con distintas concentraciones y formulaciones.  El retinol es un activo bastante inestable que se oxida con relativa facilidad por lo que hay que evitar exponerlo a la luz. También provoca esa exfoliación superficial y renovación cutánea mejorando manchas, marcas y pequeñas líneas de expresión.  Y aunque es menos potente que el ácido retinoico que se utiliza en tratamientos médicos, es el indicado a largo plazo para cuidar nuestra piel, mejorar su textura, imperfecciones y engrosar la dermis para luchar contra la flacidez. Igualmente, el retinol tiene un alto poder irritante, por lo que hay que aumentar la frecuencia de uso progresivamente hasta general tolerancia y preferiblemente utilizarlo por la noche para evitar su oxidación con la luz solar y favorecer el recambio celular que tiene lugar durante el descanso nocturno.

Todos los derivados de la vitamina A deben ser utilizados por las noches y están totalmente contraindicados durante el embarazo. Con las formas orales se tiene que evitar el embarazo durante su toma y hasta al menos  2 meses después de finalizar el tratamiento. En las formas en crema pueden usarse hasta conseguirse embarazo, en este momento deberá suspenderse.

Los retinoides son irritantes, por lo que si la piel es muy sensible y se irrita en exceso podemos recomendar  pasar a otro tipo de moléculas como el retinaldehido, que se forma por oxidación del retinol, por lo que irrita bastante menos y puede usarse durante el día. Sus efectos se notan de forma más lenta y es más útil en pieles sensibles ya que la irritación es casi inexistente.

¿Por qué creemos que es malo usarlo en verano?

Retinol 6TR +Intense de Medik8
Retinol 6TR +Intense de Medik8 (57,50€)

Este terror aumenta más si cabe cuando se unen en una misma oración las palabras retinol y verano. Pero resulta que no solo se puede, sino que se debe. De hecho, tal y como reconoce la doctora de Reino Unido Sam Bunting en su canal de Youtube: “¿Tiene sentido perder todo el tiempo invertido en que tu piel se acostumbre al retinol, su beneficio en aclarar las poros, reducir comedones, las marcas del acné y los signos de daño solar ya sean finas líneas, manchas o pérdida de luminosidad? ¿Por qué perder todo eso?”. La especialista considera que parar en verano implica poner freno al cuidado de la piel y exigirá volver a acostumbrar a la piel al retinol cuando se retome implicando, en definitiva, una pérdida de tiempo de lo que debería ser un tratamiento continuado.

Para Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8: “Muchos se creen que el sol produce alguna reacción con el retinol que genera daño en la piel. Esto no es así, el sol lo único que provoca es una inhibición del retinol y del retinal -que no del r-retinoato, un nuevo principio que no es fotosensible-. Aparte, si la piel ya ha hecho el proceso de adaptación, no debería estar hipersensibilizada y no tendría por qué haber diferencia con respecto a otras situaciones en cuanto a exposición solar se refiere”. Parece, entonces, que es un tema más de confusión de conceptos que de otra cosa, puesto que el sol lo único que produce es la pérdida de eficacia en las versiones más tradicionales de vitamina A. A esto, Raquel González, directora técnica de Perricone MD, añade que: “lo que mancha es el sol, no el retinol. Hay ciertos casos en los que el retinol puede sensibilizar la piel, produciendo que el sol le afecte más, pero el retinol en sí no produce los posibles daños que sí ocasionan los rayos solares y que se pueden prevenir con un gesto tan sencillo como es aplicar un buen protector solar”.

 

crema con retinol
Crema regeneradora celular anti-edad vitamina F + retinol de Skin Generics (32,95)
crema con retinol
Crema Tinolvital de Segle Clinical (38,90€).

Continúa leyendo