5 consejos de belleza para que tus uñas crezcan más saludables y fuertes

Si crees que no están creciendo tan rápido como deberían y que se astillan con facilidad, ficha estos trucos que les devolverán su estado impecable.

Al igual que en el caso de la piel y del cabello, el estado de las uñas es un indicador importante sobre nuestra salud general. Unas uñas saludables deben tener un aspecto liso, resistente y con un color uniforme, es decir, libres de estrías y escamas que provoquen su rotura e impidan un crecimiento estable.

Sin embargo, no hay ningún método científico que asegure que este crecimiento se realice de forma rápida, más allá de las recomendaciones de seguir una dieta saludable rica en vitaminas y una ingesta adecuada de agua para mantener su hidratación, así como la del resto del cuerpo.

Lo que sí existen son una serie de consejos que nos ayudarán a fortalecerlas y a que crezcan sin pausa y sin escamas, si los combinamos con estos dos básicos imprescindibles de belleza que acabamos de comentar.

 

Mantenerlas aseadas es clave

La limpieza regular de las uñas contribuye en gran medida a su crecimiento y a su fortalecimiento, reduciendo la posibilidad de que se rompan. Estos son algunos métodos que las mantendrán siempre en buen estado:

  • Asegúrate de que están secas y limpias. Esto evita que las bacterias puedan acumularse debajo de ellas.
  • Aprovecha para hidratar tus uñas cuando hidrates tus manos, incidiendo especialmente en la base donde se encuentran las cutículas.
  • Evita morderlas y cortarlas demasiado.

 

Toma un extra de biotina

La biotina es una importante vitamina B que permite al cuerpo convertir los nutrientes de los alimentos en energía. También funciona como un suplemento para ayudar a fortalecer el cabello y las uñas.

La biotina se puede encontrar de forma natural en alimentos como los huevos, las sardinas, las nueces, los cereales, la soja, la coliflor, los plátanos y los champiñones.

consejos unas fuertes
Unsplash

Evita las uñas artificiales y los esmaltes tóxicos

Si tienes las uñas débiles y quebradizas, el uso regular de uñas artificiales que se adhieren con algún tipo de pegamento puede debilitarlas y hacerlas más propensas a la rotura.

Si quieres embellecerlas con una manicura, lo más recomendable en estos casos es utilizar esmaltes con bases acuosas y que contengan pocos o ningún componente tóxico en su formulación, evitando especialmente el tolueno, el formaldehído y el ftalato de dibutilo.

 

Límalas correctamente

La forma en la que limamos nuestras uñas puede contribuir a romperlas en lugar de sellarlas si no lo hacemos correctamente. Limarlas siempre en la misma dirección y levantar la lima cada vez que se realiza uno de estos movimientos (en vez de continuar con la pasada en el sentido contrario) contribuye en gran medida a evitar daños y roturas en las uñas más débiles.

Además de evitar limarlas de forma agresiva, la elección de la lima también es importante. Si las uñas se astillan con facilidad, lo mejor es utilizar una lima que tenga un grano fino en su parte rugosa, en vez de un grano muy duro que las pueda dañar.

 

Cuida tus cutículas

Las cutículas cumplen una función de barrera protectora de las uñas. Para mantenerlas siempre saludables, asegúrate de hidratarlas siempre con un aceite específico.

Continúa leyendo