Vídeo de la semana

Britney Spears: todo lo que nunca te contaron del movimiento #FreeBritney

Se ha vuelto a celebrar otra audiencia para decidir si Britney Spears seguirá bajo la tutela legal de su padre.

Britney Spears
Britney Spears

Desde hace tiempo, no se deja de hablar tanto en Instagram como en Youtube del movimiento #FreeBritney, con el que se pide la 'liberación' de Britney Spears, pero antes de contarte más, vamos a ponerte en situación. Britney Spears se hizo mundialmente conocida hace 22 años gracias al éxito del videoclip  …Baby one more time. Entonces era una chica dulce de tan solo 16 años, que irrumpía en el mundo de la música cantando esta pegadiza canción. Vestida con dos trenzas y un uniforme de colegiala, no dejó indiferente a nadie.

Su imagen angelical dio un giro hacia una mucho más sexualizada con el sencillo Slave 4 U. Todos recordamos aquella icónica actuación en los MTV Video Music Awards en la que interpretaba esta canción sujetando una serpiente albina que le pasaba por el cuello mientras dejaba buena parte de su cuerpo al descubierto. Este cambio radical no estuvo a gusto de muchos.

 

Traicionada por Justin Timberlake y el inicio de su declive

Britney Spears y Justin Timberlake
Britney Spears y Justin Timberlake (GTRES)

Tras cosechar varios éxitos, su fama no dejó de crecer y empezó el declive y origen de lo que es hoy el movimiento #FreeBritney. Tras la ruptura con el también cantante Justin Timberlake, los comportamientos erráticos de la denominada princesa del pop llenaban las portadas de la prensa más sensacionalista. Es más, después de que el cantante aireara sus intimidades -contó, después de que ella era una abanderada de ser virgen hasta el matrimonio, que se habían acostado-, Britney Spears se derrumbó

Salidas nocturnas con Paris Hilton y Lindsay Lohan, un matrimonio en Las Vegas de tan solo 55hDecenas de paparazzi se agolpaban en la puerta de su casa y seguían sus pasos para pillar a la joven Britney en algún renuncio. El acoso mediático al que fue sometida suele compararse con el que sufrió con anterioridad la princesa Lady Di. Así se daba el comienzo de su época más oscura. Britney Spears explotó. 

Britney Spears sufre trastorno bipolar y su padre tiene la custodia legal

Recién divorciada del exbailarín Kevin Federline y con dos hijos pequeños, Britney sufrió la famosa crisis nerviosa del 2008 en la que se rapó la cabeza y, harta del acoso de los paparazzi, golpeó con un paraguas uno de los coches que la perseguían. Días después fue ingresada en un hospital psiquiátrico y diagnosticada de trastorno bipolar.

Desde entonces, argumentando la imposibilidad de la cantante para tomar decisiones correctas, su padre, Jamie Spears, pidió y se le concedió la custodia legal de Britney, es decir, ahora él controlaría la vida financiera y privada de su hija. Esta medida provisional que iba a durar tan solo un año se extiende hasta el día de hoy.

Incapacitada sí, pero para trabajar no

Britney Spears y smile lipt
Se sometió a la cirugía smile lipt para tener una sonrisa permanente

Giras mundiales, cuatro discos, una residencia en Las Vegas y coach del programa Factor X… A pesar de “no encontrarse bien mentalmente”, Britney Spears no ha dejado de trabajar y de recaudar dinero, muchísimo dinero, algo que ha enfadado a sus fans. Su equipo, también su padre, no pueden perder a la gallina de los huevos de oro.

Desde ese momento, las teorías conspiranoicas sobre el poder abusivo del padre no cesan. Tras los famosos memes del talent show Factor X, donde aparecía con una sonrisa forzada, muy poco natural, algunos medios sugieren que el equipo y padre de Britney decidieron acabar con este problema al decidir (ya que, legalmente, no podría hacerlo por sí misma) por ella que se sometiera a una operación estética coreana llamada smile lipt o sonrisa permanente, la que luce en la actualidad.

Britney Spears
Britney Spears, en uno de sus conciertos en Las Vegas

Así nace el #FreeBritney. Este movimiento reivindica la libertad de la cantante, quien además tendría prohibida desde hace más de una década hacer cosas tan básicas como votar, elegir su propio abogado, conducir, usar el móvil o redes sociales sin ser supervisada, salir de casa, recibir visitas, ir de compras, hablar de su situación en público, dar entrevistas o casarse. El incumplimiento de alguno de estos puntos supondría la internación de Britney Spears en un centro psiquiátrico. Jamie Spears se ha pronunciado sobre este movimiento diciendo que “estos teóricos de la conspiración no saben nada. Depende de la corte de California decidir qué es lo mejor para mi hija. No es asunto de nadie más", sentenciaba.

#FreeBritney: el fin de la tutela de James Spears, ¿cada vez más cerca?

Y por fin tuvo lugar una audiencia en la que Britney Spears exigió la liberación de su tutela por parte del padre y que éste no se ocupe más de sus finanzas. Solicita que sea Jodi Montgomery, su actual administradora, quien se ocupe de su tutela de forma permanente.

Los fans se concentraron en la puerta del juzgado para apoyar a la estrella del pop con pancartas con el #FreeBritney. Entre ellos estaba su amigo de la infancia y exmarido Jason Alexander, cuya boda se anuló 55h después. “Esta es una situación desafortunada que ha estado en su vida durante mucho tiempo”, explicaba. “He estado callado durante 10 años, y siento que es un buen momento para dar un paso al frente ahora con el movimiento haciendo ruido y las audiencias de tutela en curso. Quiero ver a Britney obtener lo que se merece”.

El padre de Britney se opone rotundamente a esto. Al no haber acuerdo entre las partes, será el próximo 21 de septiembre cuando se celebre una nueva audiencia donde los fans esperan la petición de Britney Spears se apruebe.

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo