Vídeo de la semana

Kanye West: de la carrera presidencial a la solicitud de divorcio de Kim Kardashian

Sale a la luz el pastizal que el rapero se gastó para aspirar a presidente de EEUU, andadura que trajo consigo el fin de su relación con Kim Kardashian.

Kanye West y Kim Kardashian
Gtresonline

La carrera de Kanye West por ocupar la Casa Blanca fue más bien un tropiezo desde el principio. Pero posiblemente estemos ante uno de los más caros de la historia. Ha salido a la luz que el rapero se gastó unos doce millones de euros en su campaña electoral a la presidencia de Estados Unidos. Y lo más alucinante es que cerca de 11 millones salieron de su propio bolsillo, según la revista People. El 1,65 millones de dólares que completan la inversión, lo obtuvo mediante publicidad. Entonces, ¿a cuánto le salió el voto? Según el informe final de la Comisión Federal de Elecciones, el artista ‘pagó’ 200 dólares (165 euros) por cada uno de los 66.000 votos que recibió. Casi que le hubiera salido mejor regalar una de sus zapatillas…

Así que vamos a marcarnos un capitán a posteriori para señalar (resumidamente) qué es lo que hizo mal el artista:

Altas dosis de egocentrismo

Nombró a su partido Birthday Party porque… ¿su victoria sería una fiesta? "Cuando yo gano, es el cumpleaños de todo el mundo", aseguró el artista. Sin embargo, estaba tan empeñado en servirse de su fama como estrategia que empleó más de 6 millones de euros en que se imprimiera su nombre en las papeletas.

Pocas propuestas y mucho escándalo

El eslogan de la ruinosa carrera presidencial de Kanye West podría ser ‘mucho ruido y pocas nueces’ porque las propuestas del artista brillaron por su ausencia y en su lugar, en los discursos que ofreció durante la campaña, el artista se dedicó a contar episodios de su vida.

“Estaba sentado en París con mis pantalones de cuero, mi computadora y todas mis ideas creativas y la pantalla se puso en blanco y negro y Dios me dijo, 'si estropeas mi proyecto yo voy a estropear el tuyo’. Entonces llamé a mi mujer y ella me dijo que íbamos a tener un bebé. Ella trajo a North al mundo cuando yo no quería que lo hiciese. Ella se puso firme y protegió a esta niña", aseguró en Charleston, Carolina del Sur, el rapero, quien a continuación comenzó a llorar al hablar de su padre: "Mi madre me salvó la vida. Mi padre quería abortarme”.

A raíz de estas declaraciones, los rumores de crisis entre Kanye y Kim Kardashian cobraron más fuerza que nunca. Al parecer, a la estrella del clan televisivo más famoso de Estados Unidos no le había sentado muy bien que su marido airease trapos sucios de la relación, ya quemada a causa de las crisis bipolares del rapero.

Un cóctel que ha terminado por estallar y se ha traducido en la ruptura de la pareja. A finales de febrero, salía a la luz que Kim ha solicitado formalmente el divorcio al rapero tras más de seis años de matrimonio y cuatro hijos en común: North, Saint, Chicago y Psalm.

"Tienen una visión diferente del mundo y de cómo se debe criar a sus hijos", ha declarado una fuente muy cercana a la pareja a la revista People. Un argumento que va en la línea de los últimos rumores sobre el divorcio, que aseguran que Kim quiere quedarse con la custodia de los cuatro niños.

Parece que Kanye West ha pasado de la carrera presidencial a la nada personal.

Continúa leyendo

#}