Carlota Casiraghi luce un Giambattista Valli en su boda religiosa

El sábado le dio el 'sí, quiero' a Dimitri Rassam en una ceremonia religiosa en la Provenza francesa.

El vestido de novia de Carlota Casiraghi
@giambattistavalliparis

¡Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam se ha vuelto a casar! Primero fue la boda civil el Mónaco y un mes después la hija de Carolina de Mónaco ha celebrado la boda religiosa en Saint-Rémy, un pequeño pueblo de la Provenza francesa, tal y como ha confirmado el Palacio del Príncipe de Mónaco. Y si los vestidos de novia que llevó en la boda de Mónaco causaron revuelo más lo ha hecho el que ha lucido en la boda religiosa en la abadía de Sainte-Marie de Pierredon.  

Como en los dos looks anteriores, se ha vuelto a vestir de blanco, pero no ha confiado en otra firma, Giambattista Valli. Se trataba de un diseño de estilo romántico de Alta Costura con falso escote bardot, volantes y bordados que combinó con un ramo de espigas y lavanda, un guiño a una de las flores más icónicas de la Provenza, como hace solo unos días lo demostró Jacquemus con su desfile al aire libre.  

 

A las pocas horas de que salieran a la luz las primeras fotos de la boda, que se celebró el sábado, la maison confirmó que eran los artífices del vestido con una foto en Instagram y su respectiva felicitación a los novios. "Felicidades a Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en su boda en Saint-Remy en la Provenza. La novia llevaba un vestido personalizado de Giambattista Valli Haute Couture. Muy feliz por ser parte de su sueño”, escribieron. 

El vestido guarda un ligero parecido al otro de los vestidos de novia de Carolina de Mónaco, pero no al que llevó en las nupcias con el padre de Carlota, sino en su matrimonio con Philippe Junot, además quiso darse el ‘sí, quiero’ en el 41 aniversario de esa boda. 

Pero ahí no pararon las casualidades. Que la boda religiosa se celebrase en ese pequeño pueblo tampoco es fruto de la casualidad. Después del accidente mortal de su padre Stefano Casiraghi cuando Carlota tenía apenas cuatro años, Carolina de Mónica se refugió en Saint-Rémy con sus cuatro hijos y donde Karl Lagerfeld vivió 10 años.

 

Los otros dos vestidos

Fue en junio cuando tuvimos la primera ración de la boda de Carlota y Dimitri . Entonces se enfundó un primer vestido corto con cuello barco y con lazos con cristales y unas sandalias a juego, que llevaban el sello de Anthony Vaccarello, el director creativo de Saint Laurent. ¿Por qué un vestido corto? Todo apunta a que quiso hacer un guiño a su madre, que en diciembre de 1983 se casó con Stefano Casiraghi, el padre de la princesa y de los dos hijos mayores de Carolina de Mónaco, con un vestido corto.

Para la posterior fiesta, lució un espectacular vestido blanco con escote palabra de honor de la Alta Costura de Chanel y que pertenece a la última colección que Karl Lagerfeld, amigo de la firma, creó  para la maison. Pero lo que llamó la atención era el espectacular collar de Cartier de diamantes que pertenecía a su abuela, Grace Kelly, y el mismo que llevaba en su retrato oficial.

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo