Confía en Paula Echevarría: sus pendientes de Mango harán que tu look parezca más caro

Si hay algo que nos sigue conquistando es su ojo para fichar tendencias en las tiendas low cost. Y estos pendientes son todo un descubrimiento.

No hay look de Paula Echevarría con el que no tengamos un flechazo, en serio, ¿cómo lo hace una y otra vez? Se nota que a la actriz de Si yo fuera rico y Velvet no solo le apasiona la moda, sino que también la vive, tanto es así que no hay tendencia que no tenga en su armario:  leggings de vinilo, botas militares, vestidos drapeados y de flores… Y su último look ha vuelto a enamorarnos y esta vez no solo por la ropa que, también por sus pendientes dorados. ¡Los pendientes dorados de Paula Echevarría nos han conquistado!


Aunque la prescriptora de estilo guarde en su armario algunas ‘joyitas’ de marca, botas virales de Prada, los bolsos de Louis Vuitton y Gucci, que están entre sus favoritos, si hay algo que nos sigue conquistando es su ojo para fichar tendencias en las tiendas low cost. Que sí, que sus abrigos de pelo nos encantan, pero cuando se trata de algo que podemos comprar sin dejar la tarjeta de crédito tiritando, todavía nos gusta más. Por eso, en cuanto hemos visto que Paula Echevarría llevaba unos pendientes dorados, hemos corrido a buscarlos para saber todo sobre ellos: cuál es su precio, de qué firma son, si siguen a la venta...

 

Pendientes dorados, de Mango
Pendientes dorados, de Mango, como los de Paula Echevarría

Los pendientes dorados de Paula Echevarría son de Mango y, para nuestra suerte, son de nueva colección, así que todavía quedan muchas unidades disponibles. El nuevo fichaje de Pau Eche tiene un acabado metalizado y colgantes de borlas de micro abalorios con cierre de gancho y cuestan 12,99 €. 


Al ser dorados, como todas las prendas clásicas, añaden ceros a tu look, además tienen un estilo muy parecido al de firmas de lujo del estilo de Dolce & Gabbana, así que eso hace que el efecto caro sea aún mayor. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo