Pilar Rubio se vuelve a poner su polémico vestido de novia: ¿mejor en su boda o ahora?

“He pensado que era el momento de sacar del armario mi vestido de novia", ha escrito Pilar Rubio. ¿El resultado? Juzga tú misma.

Pilar Rubio
Pilar Rubio, espectacular el día de su boda con Sergio Ramos

La boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos fue una de esas bodas que se graban en la memoria de todos. Aquella no fue una boda al uso, fue la boda de una estrella del fútbol y de una de las presentadoras más queridas de nuestro país a la que acudieron invitados de la talla de David y Victoria Beckham y, claro, fue un bodorrio en toda regla. Se celebró en la catedral de Sevilla y la fiesta contó con una noria, actuación Europe, uno de los grupos de rock favoritos de Pilar Rubio, hubo espectáculos del Circo del Sol… Pero a pesar de todo, nadie pudo hacerle sombra a la novia: Pilar Rubio acaparó todos los titulares con su polémico vestido. Y qué equivocados estábamos si nos pensábamos que el vestido de novia de Pilar Rubio era un vestido para un solo día, ahora lo ha vuelto a lucir. 

 

Diseñado por Zuhair Murad, el vestido de novia de Pilar Rubio tenía un favorecedor escote en V,  de estilo Art decó con abundante pedrería y cola desmontable. El velo también corrió a cargo del diseñador libanés, que dejaba ver su recogido con trenzas de inspiración étnica, uno de los detalles más comentados de look. Pero todo aquel conjunto ya es historia y la colaboradora de El Hormiguero ha reinventado su look nupcial. 



Para una de sus últimas fotos de Instagram, Pilar Rubio se ha vestido de novia, pero de aquel caluroso día de julio en Sevilla solo quedó en vestido porque lo ha lucido para posar en la nieve con el pelo suelto y la melena con volumen que tanto le caracteriza. “He pensado que era el momento de sacar del armario mi vestido de novia. Dos momentos históricos y románticos para mi. Mi boda y la gran nevada en Madrid”, ha escrito.  ¿El resultado? Espectacular, como siempre. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo