Vídeo de la semana

Sara Carbonero estrena vestido de punto low cost rebajado y ya queremos copiárselo

Fiel a su estilo boho, la periodista ha lucido un vestido de su firma Slow Love, una opción cómoda y elegante para ir al trabajo.

Sara Carbonero
Sara Carbonero, en el lookbook de Slow Love para Cortefiel

Si hay algo que ha hecho famosos a los looks de Sara Carbonero es su capacidad para encontrar tendencias y adaptarlas a su estilo boho chic. En su armario abundan los pantalones vaqueros wide leg, sus favoritos porque además de sentarle de lujo, alargan la pierna, las zapatillas de deporte y los vestidos vaporosos, sin embargo, últimamente se ha declarado fan de los vestidos de punto, como el que acaba de lucir en una de sus últimas fotos de Instagram. 

Por segunda semana consecutiva, la periodista ha acudido a Radio Marca, donde presenta un espacio, Que siga el baile. Y precisamente ha sido a través de su cuenta de Instagram donde le hemos visto cómo se ha vestido para “ir a la oficina!”. Tal y como marcan las tendencias, Sara Carbonero ha apostado por un look comfy compuesto por un vestido de punto elástico color cámel que le sienta como un guante. ¡Mira, mira!

 

¿Te gusta? Pues que sepas que está rebajado. A la venta en la web de Slow Love, la marca de moda que tiene con su amiga Isabel Jiménez, el vestido de Sara Carbonero tenía un precio inicialmente de 49,99€, aunque actualmente ha bajado de precio hasta 34,99€. 

De cuello perkins y largo a la rodilla, nos encanta tanto para combinar con unas zapatillas de deporte blancas como con unos botines o unas botas de caña alta. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo