Todo lo que necesitas saber sobre Emma Ferrer, la nieta de Audrey Hepburn

Tiene 26 años y continúa la labor humanitaria de su familia con el objetivo de ayudar a los refugiados. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre Emma Ferrer.

Emma Kathleen Ferrer, nieta de Audrey Hepburn y Mel Ferrer, tiene 26 años. Nació en Suiza un año después de la muerte de la famosísima actriz y todas las referencias que tiene vienen a través Sean Hepburn Ferrer, su padre al que admira muchísimo, quién en el año 1993 fundó la Audrey Hepburn Children's Fund para seguir con el legado de su madre.

Emma con sus 26 años habla perfectamente cuatro idiomas (dato curioso: veranea en Granada), ha estudiado danza clásica y arte en la Academia de Arte de Florencia y le encanta escribir. Lo mejor de todo es que ha decidido continuar la labor altruista de su familia. Hace unos años, acudió a la inauguración de la nueva tienda de la marca Tiffany en Roma y tuvimos ocasión de entrevistarla.

- ¿Cómo es tu padre? Es un filántropo, como mi abuela, y yo también quiero seguir con su labor. Mi abuela le transmitió muchísimo amor, dedicó su vida plenamente a sus hijos y, después, a los niños más necesitados.

¿Te pareces a tu madre? Todo el mundo dice que nos parecemos mucho y que somos iguales. Ella antes trabajaba en el cine, así se conocieron mis padres. Ahora vive en California.

¿Qué valores te han transmitido tus padres? La importancia de ayudar a los más necesitados, sobre todo. La verdad es que hemos tenido mucha suerte porque nunca nos ha faltado nada y me enorgullece que me hayan inculcado este tipo de valor. Por desgracia, otras personas de mi edad no son conscientes de ello.

¿Qué es lo que más admiras de tu abuela Audrey? El trabajo social que hizo durante la segunda parte de su vida. Es algo que ha influido en mi decisión de ir a Grecia con Naciones Unidas, mi primera experiencia. Una vez leí cómo le cambió la vida a mi abuela la primera vez que viajó con Unicef, un verdadero shock para ella. 

¿Qué significa Tiffany para ti? Lo interesante es lo que representan sus piezas, obsequiar a una niña una joya es regalarle el mito de ser mujer.

Continúa leyendo