Vídeo de la semana

Marta Carriedo, embarazada, nos habla de su bebé: ''Sabemos el sexo y el nombre y barajamos dos nombres''

Hemos charlado con la empresaria e influencer y nos cuenta todos sus secretos de belleza, cómo celebrará San Valentín junto a su chico, Raúl Vidal, y cómo está viviendo el embarazo.

Marta Carriedo
Marta Carriedo (GTRES))

Marta Carriedo es una de las influencers más famosas de nuestro país. Con más de 585 mil seguidores en Instagram, la madrileña es todo un referente en estilo. Combina a la perfección prendas de lujo -los zapatos y los bolsos son su perdición- o otras que compra en tiendas low cost, como Mango o Zara. En los últimos meses, su vida ha dado un giro de 180 grados: después del confinamiento conoció al empresario y también influencer Raúl Vidal y unos meses después ya esperan a su primer hijo. ¡Menudo San Valentín por todo lo alto les espera este año!

De momento, aunque quedan unos días para San Valentín, ya han tenido un primer aperitivo y ambos van a participar en la Gala de San Valentín de Sephora, un acontecimiento muy hot, ardiente y apasionado, donde la belleza –¡y quererse a uno mismo!- serán los protagonistas, que se emitirá a través de Youtube a las 21 horas.

 

Marta Carriedo, en la Gala de San Valentín de Sephora
Marta Carriedo, en el ensayo de la Gala de San Valentín de Sephora (Foto: ANTONIO THIERY)

Y justo antes de evento tuvimos la oportunidad de charlar con Marta Carriedo que, ya os adelantamos, está muy ilusionada con la llegada del bebé y nos contó cuáles serán sus planes para San Valentín, sus secretos de belleza, sus tips de moda…

Cada vez entras en una tienda de Sephora, ¿a por qué tipo de productos te lanzas?

A por barras de labios, coloretes y brochas. Me encanta ir probando diferentes tonos en mis labios, en el color de mi piel y mejillas, y brochas puedo decirte que tengo como más de 40.

Cuidarse es el mejor acto de amor hacia uno mismo, ¿cómo lo haces tú?

Yo hago mi ritual beauty cada mañana y cada noche, sin excepción, aunque esté agotada. Primero me desmaquillo los ojos y luego ya me aplico la leche limpiadora, tónico, serum, crema hidratante y contorno de ojos. 

¿Cuáles son tus productos de belleza fetiche?

Uso limpiadora y tónico de Cristina Galmiche, el serum de Origins, crema O2 VIP de Biologique, contorno de ojos de Dior o Chanel y barra de labios de hidratación de Chanel.

Y, de cara al embarazo, ¿has empezado a usar productos específicos?

La verdad es que no, solo una crema para las estrías en la tripa, Trofolastín, y mi aceite de Freshly que uso a diario para hidratar la piel y prevenir la celulitis. 

¿Eres de las que se horroriza con el término influencer y prefieren que la llamen empresaria?

Si. Creo que tengo unos estudios y una carrera, aparte de haber trabajado en otros sectores muy diferentes a este, y al tener dos empresas lo normal es que me se llame empresaria.

¿Por qué crees que hay prescriptores a los que no les gusta esa definición?

Pienso que se le da menos valor al término “influencer” y no se ve el verdadero trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada contenido. 

Además de influencer (o presciptora de estilo, si te sientes más cómoda), eres emprendedora. ¿Cómo surgió la idea de montar Marta Carriedo Collection, tu firma de joyas?

Pues me gustan desde siempre las joyas pequeñas que se puedan llevar a diario. Además las primera colección de todas se basó en mis tatuajes, con lo que cada joya tenía un significado, una historia, un por qué. Al principio solo quería probar en ese sector y ver si a la gente le gustaba… ¡y hasta hoy! Me sigo emocionando cuando voy por la calle y veo a la gente con mis joyas, me hace mucha ilusión. 

¿Diseñas tú?

Sí. Diseño yo todas evidentemente con ayuda de una diseñadora y de unos joyeros con años de experiencia en el sector. 

¿Cada cuánto renováis?

Solemos introducir 2/3 colecciones completas al año. 

El 2020 fue un año complicado para todos, pero a ti no ha dejado de darte buenas sorpresas. Empezaste a salir con Raúl, el embarazo y tu marca de joyas va genial ¿Te lo esperabas?

No, para nada. Tenía planeado quedar en Los Ángeles hasta mayo por trabajo, y el dejar mi casa y mi vida allí en Marzo para volver de urgencia a España me dio bastante pena. Además la situación cada vez estaba peor y yo pasé la cuarentena y mi cumpleaños sola en mi casa (con Wonder, mi milagro) y fue bastante duro. 

Y de pronto salimos de la cuarentena, conozco a Raúl sí, nos quedamos embarazados… no pude acabar el año mejor! Por eso siempre que se esté en una situación difícil hay que mirar hacia adelante y pensar que las cosas seguro que acaban mejorando tarde o temprano. 

¿Ha cambiado tu vida, en cuanto a lo laboral, con la pandemia?

Sí. Muchísimo. Antes viajaba prácticamente cada semana, vivía en un aeropuerto, no sabía dónde me levantaba, pero me encantaba. Ahora llevo meses sin salir de Madrid, veo más a mi familia y amigos, me he “enganchado” a pasar tiempo en casa y con mi pareja, disfruto de un ritmo mucho más lento de vida, sin parar, pero con más tiempo para mi y para la gente quiero. Estoy feliz. 

¿Qué es lo que más echas de menos de la vida de antes?

Viajar. Conocer otras culturas y personas me parece de lo más enriquecedor de la vida.

Este San Valentín será muy especial. ¿Cómo lo vais a celebrar Raúl y tú?

¡Pues ni lo hemos pensado porque es el día antes de la mudanza!  Seguramente pediremos comida a casa y ya nos hemos dado los regalos por adelantado.

¿Ya sabéis el sexo del bebé?

Sí.

¿Barajáis ya algún nombre?

Sabemos el sexo y el nombre. Teníamos dos nombres claros de cada sexo desde el principio. 

Aunque todavía es pronto, he visto que ya te has comprado tus primeros leggings premamá. ¿Cuál es la prenda que más echarás de menos ponerte en las próximos meses? ¿y cuál crees que vas a usar más?

La que más echaré de menos son pantalones pitillo, ajustados. También taconazos de aguja. La que usaré más, teniendo en cuenta que los últimos meses de mi embarazo serán primavera y verano, serán probablemente faldas y vestidos con sandalias. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo