Vídeo de la semana

Paula Argüelles sabe cuál es el complemento clave para que tu look parezca caro

La influencer nos ha enseñado una diadema en su último post de Instagram que nos tiene completamente enamoradas y que es clave para añadirle ceros a su conjunto.

Paula Argüelles
Paula Argüelles, con look de fiesta (@paulaarguellesg)

Después de enseñarnos el abrigo blanco más elegante de la temporada, Paula Argüelles nos ha vuelto a hacer un nuevo descubrimiento fashion: el complemento que es capaz de transformar un look low cost en otro caro sin necesidad de arruinarte. La influencer nos ha enseñado una diadema en su último post de Instagram que nos tiene completamente enamoradas y que es clave para añadirle ceros a su conjunto. 



En la alfombra roja, le hemos visto las diademas a Rachel Weisz en los Globos de Oro y a Angelina Jolie en el estreno en Londres de Maléfica: Mistress of Evil el pasado mes de octubre, Grace Kelly y Brigitte Bardot hicieron de este accesorio del pelo una de sus señas de identidad. ¡Y cómo olvidarse de Blair Waldorf, es imposible encontrar un capítulo de la serie Gossip Girl en el que no aparezca con este complemento para el pelo! La diadema ha tenido un nuevo resurgir este otoño-invierno gracias a las propuestas sobre la pasarela de Prada, Simone Rocha o Dior, que crearon la versión más minimalista, y todo parece indicar que se prolongará durante todo el 2020. 

Paula Argüelles ha optado por una opción sencilla, pero muy elegante. A diferencia de otras influencers como María Pombo o Leonie, a quienes hemos visto en sus cuentas de Instagram con la versión más regia (la acolchada, como las de Kate Middleton o la reina Letizia), Paula ha preferido una diadema con eslabones dorados y cinta negra, que recuerda al asa del icónico bolso de Chanel 2.55. 

La experta en moda lució este complemento para rematar un look con chaqueta corta de fiesta de Uterqüe, bordada con beads y lentejuelas que sigue estando a la venta en la web de la firma de 199€. 

 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo