Ana Moya da una lección de optimismo con su reflexión más sincera

La influencer ha sorprendido con un texto cargado de segundas intenciones en su último post de Instagram

Ana Moya
Ana Moya (@anamoyacalzado)

El verano es tiempo de desconexión, de relax, de grandes jornadas bajo el sol, de libros para leer y, cómo no, de mucho pensar. El estar sin trabajar nos permite reflexionar, pararnos a recordar momentos de los últimos meses que merecen ser desmenuzados y llenar la mente de ilusión y objetivos que, con mucho optimismo, esperamos cumplir cuando arranque el nuevo curso. Y en esas está Ana Moya Calzado. La influencer, aprovechando unos días de playa en Formentera, ha compartido en Instagram una reflexión sobre la importancia de vivir el momento con la que muchas delookers nos podríamos sentir identificadas. 

“Al final solo nos arrepentimos de no hacer eso que tanto queremos hacer, eso que tenemos en nuestra mente constantemente, eso que nos saca una sonrisa, eso que por miedo al fracaso o a que no salga bien, preferimos no hacerlo”, ha iniciado su mensaje la diseñadora de joyas y DJ, que pasa por uno de los mejores momentos profesionales en su vida. La jienense triunfa con Ana Moya Jewels (incluso Chiara Ferragni ha llevado sus diseños) y hace apenas unos meses fue telonera de Ozuna durante un festival de música en Marbella. 

“Quizás hoy tienes una vida bonita pero la de mañana puede ser mucho mejor”, continuaba el texto en un tono optimista y positivo. “Las mariposas del estómago tienen que volar y no marchitarse dentro”, remarcaba Ana Moya, que hace apenas unas semanas pasó por uno de los peores momentos de su vida. A Mateo, su pequeño, fruto de su relación con Álex Sánchez de Mora, se le llenó el cuerpo de manchas por una urticaria, de la que no se ha recuperado. Entones Ana, llena de impotencia, estalló en redes sociales. Admitía encontrarse sola (sus padres viven lejos de Madrid, donde está su residencia) y sobre todo llena de dudas porque los médicos no encontraban solución al problema del niño, al que recomendaron no tomar el sol ni pasar calor. Quizá estos hechos han sido claves para que ahora la modelo, que hizo parte de su carrera en España e Italia, se tome la vida de otra manera. 

“Sigue siempre tu instinto, tu corazón, tus ganas... Da igual el qué dirán, el qué pasará, el saldrá bien o no... Si no lo intentas no lo sabrás nunca. Una cosa tengo muy clara. No voy a dejar escapar lo que quiero que sea para mí, porque si no lucho yo por ello, quizás lo hace antes otra persona 🖤 Si tienes ganas, hazlo YA”, animaba a sus seguidores a hacer del carpe diem su lema. “¿Opináis como yo?”, remataba el mensaje Ana Moya pidiendo opinión a su más de un millón de seguidores en Instagram. 

Un verano muy especial

Aunque los problemas de salud de Mateo han tenido a Ana Moya con el alma en vilo, cuando el pequeño salió del hospital, su madre respiró tranquila. Supo que solo era cuestión de tiempo que la salud del niño volviera a su estado habitual y que los médicos, hasta el momento, no podrían hacer más por él. Entonces decidieron poner rumbo al sur de España para pasar unos días en la playa: primero escogieron como destino Huelva, donde descansó acompañada por sus padres en un resort y después viajaron a Fuengirola, donde su familia tiene una casa en la que pasan largas temporadas en verano, en la que Mateo, ha disfrutado de la piscina. 

Eso sí, Ana también ha tenido tiempo para ella misma y sus amigos. Estuvo en Italia, donde se reencontró con Andrea Marcaccini, el joven con el que compartió parte de su vida durante sus años como modelo en Italia y con quien mantiene una estupenda relación, tal y como ha contado en su cuenta de Instagram. Y tras su periplo por el país de la pizza y el tiramisú, ha desconectado en las Islas Baleares y en Jávea. ¡Vaya verano más completo! 

Continúa leyendo