Rocío Osorno se cuela como la gran triunfadora de la gala People in red

La influencer no estuvo en la gala benéfica que se celebró en Barcelona, pero sí sus diseños. Aitana, Paula Gonu y Mery Turiel confiaron en el 'savoir faire' de la diseñadora e influencer sevillana.

Rocío Osorno
Rocío Osorno, en una de sus fotos de Instagram

Desde que Rocío Osorno empezó con su colección de moda de invitada, fiesta y novia en 2015 mucho han cambiado las cosas. Aunque los cortes a la cintura, el brillo de sus tejidos y los escotes en la espalda continúan siendo su seña de identidad, la calidad de las telas y el patronaje está más cuidado con nunca y eso se refleja en cada uno de sus diseños, que cada vez cuenta con más adeptas entre las famosas e influencers. Aunque Rocío Osorno no estuvo en la gala benéfica People in red, que se celebró en Barcelona la noche del lunes para recaudar fondos para la lucha contra el SIDA, sus diseños sí. Y fue todo un triunfo a juzgar por los likes que acumulan las fotos de Aitana, Paula Gonu y Mery Turiel

 

 

Aitana, de Rocío Osorno Atelier
Aitana, con vestido de Rocío Osorno Atelier

Por primera vez, Aitana Ocaña, a quien hemos visto con diseños de Armani, Sophie et Voilà o Dominnico confió en la aguja de Rocío Osorno, que creó su firma junto a una compañera del grado de patronaje que cursó, y brilló. La cantante de Teléfono se enfundó un vestido plateado ceñido con escote asimétrico y abertura lateral con el que presumió de piernas al más puro estilo Angelina Jolie. 

 

 

 

Pero Aitana no fue la única, sus amigas Paula Gonu y Mery Turiel volvieron a repetir con Rocío Osorno Atelier en la gala. Mery apostó por un diseño corto tipo bailarina que aún no está a la venta en la web, mientras que Paula se decantó por un de los icónicos diseños con escote en la espalda. 

 

 

En la boda de la andaluza  el pasado mes de julio y en varios de sus looks de Instagram las influencers han lucido vestidos de Osorno y todas ellas han derrochado estilo.

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo