Vídeo de la semana

Rocío Osorno no solo tiene el vestido de invitada de Zara que favorece a todas, también es el que tiene las mangas más bonitas

Morena, rubia, alta, baja. con mucho pecho o poco, la influencer ha fichado el vestido que sienta genial a todas.

Rocío Osorno
Rocío Osorno, con un vestido de su colección (@rocio0sorno)

En cuanto hemos visto el vestido verde de Rocío Osorno hemos tirado de refranero español. Dicen que “quien de verde se viste, por guapa se tiene” y no sabemos si la influencer andaluza lo hizo con es intención, pero el vestido le queda tan bien que parece cosido sobre su propia piel. De hecho, tenemos que admitir que es uno de esos vestidos que nosotras nos lo hubiéramos puesto, sin ninguna duda, para la próxima boda a la que nos invitaran. 


El vestido verde de Zara tiene unas las papeletas para convertirse en el look de la invitada perfecta y te vamos a dar algunas razones por las que se ha ganado este privilegio: 

 

  • Es verde. Y ya sabemos, es un color que favorece a todas. Si quieres arriesgar, combínalo con colores como el morado, rosa o rojo, si quieres algo más discreto, con el nude nunca falla. 
  • Tiene unas mangas espectaculares. Anchas en el hombro y acaban en un puño ancho, una opción muy elegante y cómoda. 
  • Es cruzado. El patrón wrap es el que más estiliza y no lo decimos solo nosotras, también Diane Von Furstenberg, que fue quien convirtió el diseño cruzado en el favorito de las mujeres de la alta sociedad neoyorkina. 
  • Para el día, para la noche, para una boda o para irte a tomar un refresco al chiringuito de la playa. Creemos que este vestido, que cuesta 49,95€, es perfecto para cualquier ocasión: todo dependerá de los accesorios con los que lo combines, sobre todo con los zapatos, que son los que marcan la formalidad. 

Si te gusta, más te vale ir a por él porque todo apunta a que este vestido se va a agotar en 3, 2, 1. Eso sí, de momento están disponibles todas las tallas, desde la XS a la XL . 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo