9 consejos que te vendrán de maravilla si quieres decorar con papel pintado

Esta herramienta decorativa proporciona un gran impacto visual y se posiciona como una tendencia en auge. Por ello, en Delooks te desvelamos los trucos y últimas tendencias que debes tener en cuenta para decorar tu casa con papel pintado.

Al igual que en el caso de la pintura, el papel pintado está disponible en una variedad aparentemente infinita de colores. Pero, a diferencia de ella, también existe una oferta incalculable de estampados y texturas. En función del diseño que se elija, el resultado puede ser audaz o sutil. Lo mejor de todo es que este toque se puede imprimir de muchas formas diferentes y también en diversos lugares, más allá de las paredes del dormitorio o del comedor.

El papel pintado está por todas partes. De hecho, ha servido como decorado en estrenos televisivos como Gambito de dama, Mrs. América, The Undoing o The Crown. También nos lo encontramos con frecuencia cubriendo las paredes de muchos locales Instagram friendly y al abrir cualquier revista de decoración. Se trata, por tanto, de una tendencia que va en aumento y por este motivo, en Delooks hemos reunido algunos tips básicos sobre su modo de empleo y consejos que pueden servirte de inspiración si estás pensado decorar tu hogar con papel pintado. 

Cómo colocar el papel pintado (sin burbujas)

1. La clave del éxito del papel pintado es una preparación adecuada de las paredes

El papel pintado puede colocarse en casi cualquier pared. La base más recomendada para trabajar es una pared lisa, pero lo cierto es que también se puede empapelar una pared rugosa o con gotelé. En este último caso, lo mejor es utilizar un papel pintado adhesivo en vez de uno convencional, ya que este necesita cola para su colocación.

El papel pintado debe instalarse sobre las paredes limpias. Es decir, su superficie debe estar seca y libre de polvo, grasa o humedad. También es recomendable reparar pequeños orificios, grietas y otras posibles imperfecciones para contar con un lienzo lo más liso posible. Si esto no es factible, se aconseja utilizar un papel de revestimiento como base.

2. Planifica antes de empapelar

A medida que se trabaja en una habitación colocando el papel pintado, llegará un momento en que el patrón entre dos pliegos sea difícil de alinear por falta de espacio. Este desajuste se puede disimular si se hace coincidir sobre el marco de una puerta o con una esquina. Como estas cosas raramente se producen por casualidad, lo mejor es realizar una planificación previa que permita anticiparse sobre dónde terminará cada pliego de papel. Para ello, se recomienda recorrer la habitación marcando con un lápiz el ancho de las diferentes secciones del papel que vayamos a utilizar.

3. Herramientas necesarias para aplicar el papel pintado

Lo ideal es contar con una mesa larga como superficie de trabajo. También con una escalera para llegar a las zonas más altas de las paredes, un protector para el suelo, tijeras, lápiz y un balde.

En el caso del papel pintado adhesivo, se requerirá un recipiente con agua para remojarlo como parte del proceso de colocación. Si se trabaja con papel convencional, se necesitará un producto fijador recomendado, además de una brocha, un rodillo y una bandeja para aplicarlo.

decorar papel estampado
'Mrs. América' / Cortesía de HBO.

6 tips para decorar con papel pintado siguiendo las últimas tendencias

1. Cubrir las paredes. El uso más clásico del papel pintado es cubrir todas las paredes de una habitación. Cuando se trata de elegir un diseño concreto, lo más importante es el tamaño de la estancia. Los estampados grandes suelen funcionar mejor en espacios de gran tamaño, así como los pequeños son más recomendados en el caso de espacios reducidos.

2. Cubrir solo media pared. Esta estrategia nos puede ayudar a la hora de decorar con papel pintado si la idea de cubrir toda una habitación nos parece abrumadora. Para conseguir un efecto más elegante, se recomienda separar las dos mitades inferior y superior con algún tipo de moldura arquitectónica.

3. Empapelar una misma pared con estampados diferentes. Esta opción, mucho más atrevida que las anteriores, implica cubrir la mitad superior de una pared con un papel y la mitad inferior con otro, separados por un elemento arquitectónico. Comúnmente se mezclan estampados de rayas y toile de jouy, o estampados adamascados y chevron (un print de líneas que hacen zigzag). Sin embargo, si se busca un resultado más sutil, lo mejor es buscar estampados sencillos que compartan los mismos tonos. Se recomienda realizar una prueba colocando un pliego de cada diseño con alfileres sobre la pared para observar cómo funciona con las diferentes luces del día, antes de tomar una decisión firme sobre su colocación.

 

decoracion papel pintado
'Gambito de dama' / Cortesía de Netflix.

4. Cubrir solamente una pared. De esta forma se pone toda la atención sobre un punto de la  estancia que se quiera resaltar. Con esta estrategia también es más fácil apostar por diseños más atrevidos que consigan un resultado verdaderamente sorprendente.

5. Cubrir el techo. Que el techo deba ser siempre de color blanco es una de esas reglas no escritas de decoración que ha nacido para ser transgredida. Esta 'quinta pared' brinda una gran oportunidad para ser creativos con el papel pintado y conseguir un look único.

6. Enmarcar papel pintado. Como si de una lámina decorativa se tratase, esta es una buena forma de incluir papel pintado en la decoración con muy poco esfuerzo y con una inversión mínima.

Continúa leyendo