Dos restaurantes que merece la pena que conozcas en Madrid

Amiga foodie, ya estás tardando en conocer estos locales de Madrid donde se come de lujo.

Restaurante Alboroto
Interior del restaurante Alboroto, en Madrid

Patas arriba

Restaurante Alboroto
Los platos de Alboroto

Para las que quieren seguir divirtiéndose

Justo ahora que nos encontramos en plena épocade celebraciones, aprovechamos y sumamos una
más, concretamente, la llegada de un nuevo rincón gastronómico a Madrid. Se trata de Alboroto (Princesa, 3, Madrid) y tiene un claro eje central: el disfrute, en todos los sentidos posibles. Empezando por su carta, que se rinde a un concepto de restauración desenfadado y listo para comer a cualquier hora del día gracias a una cocina non-stop en la que encontrarás desde exquisitas pizzas –prueba la de Zucca y Guanciale, con crema de calabaza, papada ahumada con pimientas y mozzarella, inmejorable– hasta dulces postres artesanos. Para completar, una apuesta por la coctelería, buena música y mucha, mucha, mucha diversión.

No solo pizza. También podrás comer sanas (y ricas) ensaladas, tatakis, alitas de pollo... ¡todo delicioso!

Viva México

Restaurante La Hermosilla
La Hermosilla

Para las que siempre quieren verano

Estamos en enero y tú ya solo puedes pensar en tus vacaciones, en coger un avión a una playa paradisíaca y en pasar los días al sol a ritmo de música caribeña. Antes de que empieces a ponerte nerviosa, tenemos que decirte que hay un lugar en Madrid que está hecho para ti, para que revivas tus días de chiringuito sin salir de la ciudad. Se llama La Hermosilla (General Pardiñas, 28, Madrid) y en la barra se pueden degustar las mejores tapas, antojitos mexicanos y, sobre todo, los mejores tacos. La especialidad es el taco al pastor, que
está elaborado de la forma tradicional: sí, con un trompo, que aunque no es muy común en España, en La Hermosilla cuentan con uno. Si quieres alargar tras la cena, puedes, y, por supuesto, a golpe de margaritas, tequilas y mojitos... Precio medio: 25 €.

La carta es breve. Aquí se viene a picar algo. Eso sí, a cualquier hora, porque la cocina está abierta ininterrumpidamente.

Continúa leyendo