Vídeo de la semana

5 frases ‘de madre’ que tu hija debería dejar de oír

Si el objetivo es educar en la igualdad, estas expresiones solo encierran estereotipos de género que no conviene perpetuar.

frases estereotipos machistas
Olive Hoover es una niña feliz y empoderada en 'Pequeña Miss Sunshine' (Gtresonline).

Nos bombardean con clichés desde pequeñas y, aunque creemos que en 2020 esto ya está superado, lo cierto es que seguimos utilizando expresiones que advierten de 'cómo debe ser el comportamiento' de una niña (y, por ende, el de una futura mujer) porque las tenemos tan interiorizadas en nuestro lenguaje que parecen formar parte del refranero popular. Pero no son refranes, son estereotipos.

En realidad, expresiones como Eso no es de señoritas, Así nunca te vas a echar un novio o Pareces un marimacho solo demuestran que el lenguaje sigue sin ser neutral e igualitario en cuestión de género.

Estos 'consejos' sobre comportamiento, la forma de vestir o el físico de las mujeres  - que, de hecho, suelen formularse como imperativo de madres a hijas - siguen a la orden del día y afectando a la educación de las generaciones futuras. Lo más preocupante es que la mayoría de las veces se dicen de forma inconsciente, por lo que es necesario incorporar una perspectiva de género que cuestione los estereotipos con que somos educadas y contribuya a eliminar esta desigualdad.

Hemos seleccionado cinco frases 'de madre' que las niñas no deberían seguir escuchando en 2020 si nuestro objetivo es facilitar un discurso igualitario a las mujeres y a los hombres del mañana:

frases machistas niñas
Gtresonline

Siéntate como una señorita

Con esta expresión se etiqueta, limita y encasilla a las niñas por el mero hecho de serlo, cuando lo que le estamos pidiendo es que se siente adecuadamente y atendiendo a un comportamiento determinado, que debe ser igual para ellos que para ellas. Con un 'siéntate bien' bastaría para que se entendiera el mensaje, sin necesidad de asociarlo al género femenino.

 

No llores, que te pones muy fea

El dolor es una forma de expresión y de exteriorizar los sentimientos. Con expresiones como esta - similar a Los niños no lloran - lo único que se consigue es que las niñas se encierren en sí mismas porque piensen que llorar está mal, o que la belleza siempre está por encima de todo si, además, también les acostumbramos a escuchar Sonríe que estás más guapa.

frases no igualitarias
20th Century Fox.

Para presumir hay que sufrir

No, para presumir no hay que sufrir. En realidad, no es necesario presumir ni sufrir por nada. O, si se quiere presumir, no hay que hacerlo a costa de sufrir dolor. Nos han enseñado que para sentirnos bien tenemos que cumplir una serie de requisitos cuyo objetivo es conseguir una imagen perfecta o mínimamente 'presentable' de cara a los demás. Depilación, peluquería, maquillaje, controlar lo que comemos para no engordar,… Esta cosificación del cuerpo de la mujer atiende a unos cánones de belleza que se han establecido como los universalmente válidos, en vez de explicarnos que nuestro bienestar puede depender de otra serie de factores que nada tienen que ver con nuestro físico, y que no debe estar sujeto a ninguna normatividad.

 

Se te va a pasar el arroz

En este caso, esta expresión no suele estar dirigida a las niñas, pero tampoco deberían escucharla porque de ella se desprende que el objetivo primordial de una mujer es encontrar pareja y tener hijos. Lo más grave es que tenemos más de una fórmula para decir esto mismo y que contribuye a perpetuar el rol de género: Te vas a quedar para vestir santos o Así quién te va a querer son otros de los 'grandes éxitos' entre este tipo de frases.

 

No seas tan marimandona

En general, a las mujeres se nos ha educado para acatar órdenes, no para ser líderes. Y cuando una niña escucha No seas tan marimandona, lo único que conseguimos es hacerle ver que tener capacidad de liderazgo y voz de mando no está bien si eres mujer, además de hacerle sentir incómoda en un papel que ha escogido libremente. Lo correcto sería empoderarla fomentando su libertad y sus decisiones.

Continúa leyendo

#}