Coronavirus: trucos para trabajar en casa

Si eres nueva en esto del teletrabajo, toma nota de cuáles son las medidas más básicas que debes tomar para salir airosa de esta situación.

teletrabajo
Cómo teletrabajar y no morir en el intento (iStock)

Aunque muchas personas ya llevan varios días trabajando desde casa por culpa del estado de alerta declarado por la pandemia del coronavirus Covid-19 que se ha extendido por toda España, es posible que en tu caso estés es las primeras horas de aislamiento con labores profesionales pendientes. Durante el fin de semana te habrás ido adaptando a estar encerrada en casa, pero ahora toca lo difícil: aplicar los trucos y consejos necesarios para organizarse para trabajar y no morir ahogada por la soledad, el caos y la monotonía que el teletrabajo y el aislamiento pueden generar en ti. 

Quien esto escribe ya ha cometido todos los errores que la mayoría de los novatos teletrabajando están cometiendo en estas primeros días de experiencia en la materia. No te preocupes, es lo más normal. Pero como en esto estamos todos juntos y cada uno aporta a la comunidad lo que buenamente puede, te dejamos a continuación algunos trucos para aplicar en tu día a día durante el aislamiento a la hora de trabajar que he aprendido de varios años de teletrabajo. 

Espero que te ayuden a salir airosa de este reto al que ahora también te enfrentas tú.

Cumple el horario

Es la llave de la puerta al éxito en el teletrabajo. Dentro de lo que puedas, organízate con un horario. Pensarás que es más difícil si tienes hijos en casa, pero en realidad no es tanto así porque los peques están acostumbrados a un horario y es relativamente sencillo mantenerles dicha rutina. Evidentemente, la productividad baja y es posible que te toque recuperar a deshora, pero no es tan difícil como cuando una está sola en casa porque hay un factor que no se pueden permitir tener los que conviven con niños: la pereza. Tienes que sacar fuerza de voluntad y para ello es prioritario tener un horario marcado.

Cuida tu rutina de higiene

No se trata de maquillarse para trabajar en casa, sino de las rutinas clásicas. Puede parecer evidente pero a veces conviene recordar lo vital de la ducha diaria, la cual, si sueles tomarla por la mañana, debes seguir haciéndolo. Pero, sobre todo, evita a toda costa levantarte tres minutos antes de empezar la jornada y arrancar el teletrabajo con legañas y en pijama. Un día te puede gustar eso de retrasar el despertador al límite, pero el día menos pensado te habrás pasado de la hora y llegarás tarde a tu horario de trabajo.

Quítate el pijama

Puedes estar en zapatillas de estar por casa, solo faltaba, pero psicológicamente funciona muy bien incluir el cambio de ropa dentro de esa rutina diaria que no debes tocar demasiado. Busca looks cómodos y confortables, pero que sean distintos a los que te pones cuando llega la hora de tirarse en el sofá. Y, sobre todo, nada de pijama. Es el gran enemigo del teletrabajo.

Mantén ordenado el espacio de trabajo

Parece otra perogrullada pero es importante, de verdad. No tanto la primera semana a lo mejor, pero si conviertes tu mesa en una leonera, el caos se puede ganarte la partida en cualquier momento. Y cuando una lleva muchos días aislada en casa, cualquier granito puede convertirse en una montaña que haga explotar todo por los aires.

Nada de quedarte en la cama

Hay veces que no queda más remedio que trabajar en el salón, pero entonces recoge la mesa al acabar para que no se parezca a tu mesa de la oficina. Y si puedes, trabaja en la habitación que tengas como despacho, biblioteca o sala de ocio. Cuando llegue la hora de cerrar el ordenador, cierra también la puerta. 

El desayuno es clave

Lo es, de nuevo, porque forma parte de la rutina de casi todo el mundo, pero en casos de aislamiento en los que toca teletrabajar su importancia es mayor porque, de no hacerlo completo, estarás picando en la nevera a todas horas. Y eso tiene un doble peligro: desconcentración que afectará a tu productividad y kilos de más innecesarios.

Respeta la jornada

En las jornadas más largas también hay que parar unos minutos aunque no estés con tus compañeros en la oficina. Ni te saltes ni alargues más de la cuenta la pausa que sueles hacer de modo habitual. Ya sabes, la importancia de la rutina. Por cierto, los frutos secos son el gran aliado para cuando necesites saciar el deseo irrefrenable del cerebro de picotear. 

No recuperes por las noches

Alargar las noches frente al ordenador teletrabajando es una tentación, especialmente en aquellas personas con tendencia a vivir más tiempo de noche del habitual. Seguramente tendrás que recurrir a ellas si necesitas sacar adelante trabajo atrasado, pero es muy importante que te pongas un límite porque descansar es fundamental para la salud mental del teletrabajador. Al igual que de la oficina te marchas aunque tengas cosas pendientes, tienes que ser capaz en casa de mantener activo ese chip.

Continúa leyendo