Estas son las mejores posturas para dormir con un pareja y reavivar la pasión

Si pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, ¿cómo vamos a descuidar cómo nos comportamos con nuestra pareja en la cama? Estas posturas te ayudarán a que salten chispas.

Bridgerton
Los Bridgerton, en una de las escenas más sexys en la cama

 Cama y pareja son dos palabras que van siempre unidas. La cama es el lugar donde dormimos, donde pasamos una gran parte del día y, cómo no, es donde se desarrolla la intimidad de una pareja. Según afirman los expertos, dormir en el mismo colchón no solo te vuelve de la misma condición, como dice el refrán, también pareja aporta numerosos beneficios: reduce el estrés, aumenta la memoria, impulsa las habilidades creativas para resolver problemas y además favorece la interacción. Y luego, ya se sabe, las manos van al pan. 

Ahora que ya has descubierto las prácticas sexuales poco conocidas y muy placenteras, es hora de que hablamos de dormir en pareja y de cómo una postura en la cama nos puede ayudar a que la llama del amor no se apague. ¿Lista? 

 

- Dormir abrazados. Dormir en pareja no implica estar abrazados toda la noche, como nos hacen creer las películas de amor, y puede que a lo largo de la noche esta postura acabe resultando incómoda. Pero, si sois tan románticos de no querer dejar de abrazaros ni en sueños, es importante al menos evitar dejar el brazo por debajo del cuello de tu pareja o ¡no lo sentirás al día siguiente!

- De lado y de espaldas. Aunque se pierda cierto romanticismo, es una de las mejores posturas para dormir en pareja. Para todos aquellos acostumbrados a dormir de lado, no tienen por qué cambiar su rutina a la hora de acostarse acompañados. Lo mejor para compaginarse será colocarse espalda con espalda, de esta forma os molestaréis lo mínimo posible a lo largo de la noche y ambos conseguiréis un sueño reparador.

- Boca arriba. Si tanto tu pareja como tu sois de los que preferís dormir boca arriba, podréis conseguir un sueño profundo toda la noche sin molestaros el uno al otro. Dormir boca arriba permite más libertad de movimiento a ambos y evitará que uno de los dos ejerza presión sobre el otro.

- La cucharita. Todo un clásico que además mantiene todo el romanticismo, es una postura que permite a los dos conseguir un buen descanso y elimina la presión en la columna. Para conseguir todavía más comodidad, se puede colocar una almohada o cojín entre las piernas.

 

 

¿Y tú cómo duermes, delooker? Sea cual sea tu postura preferida para dormir en pareja, es siempre importante tener tu espacio personal. Sentir que te falta espacio en la cama produce una sensación de agobio y estrés, por lo que las medidas del colchón en el que duermas son clave para disfrutar de un sueño profundo y de calidad. Los expertos en descanso de Lomonaco, la firma de colchones, recomiendan que el colchón tenga mínimo 75 cm de ancho por persona y que mida más de 20 cm de longitud que la altura de los individuos. 

Continúa leyendo