Vídeo de la semana

¿Qué es el sexo kinky y cómo iniciarte?

Cada vez nos encontramos más con este término sexual, pero el sexo kinky no es algo novedoso. Fuera zona de confort sexual y adiós a la rutina. Quizá alguna vez lo hayas practicado, pero es toda una filosofía sexual (y de vida). Atenta a todo lo que debes saber para no protagonizar un momento a lo Augusta Thoenig.

Hay un término del ámbito sexual que hemos comenzado a encontrarnos cada vez por más partes y si no que se lo digan a Augusta Thoenig. Hablo del sexo kinky. Al principio pensaba que se refería a sexo hortera o poco elegante (para lo que se usa ese adjetivo en mi tierra), no tenía mucho sentido la verdad. Y no me equivocaba en mi intuición de ese error porque nada más lejos de la realidad.

Entonces llegó a mis manos un pequeño libro súper práctico que despejaría mis dudas sobre el sexo kinky. Una publicación firmada por la experta Valérie Tasso (para la marca de juguetes eróticos Lelo) sobre este movimiento cuyo origen se ubica con el best seller 50 sombras de Grey –primero las novelas y después las películas-. En su opinión, la popularización del BDSM (Bondage-Disciplina-Dominación-Sumisión-Sado-Masoquismo) que hace este relato erótico es más positiva que negativa. “Ha dado la posibilidad de contemplar el sexo de otra manera con juegos que, hasta ahora, no se habían planteado la mayoría de las parejas… o sí”, asegura en el prólogo.

¿Qué es el sexo kinky?

Estaríamos ante prácticas sexuales fuera de lo convencional (normal o normativo). Y sí, por supuesto se relaciona con el BDSM que sí que tiene una larga historia tras de sí. Lo que les diferencia, pese a su interrelación, es que “el sexo kinky es mucho más flexible”, explica la sexóloga. La teatralización, protocolos, secretismo y normas del BDSM se difuminan en el sexo kinky, pero una cosa les une y es el respeto.

Las claves del sexo kinky

Las parejas que lo practican se mantienen alejados de la rutina introduciendo cambios constantes para evitar el aburrimiento. Diferentes espacios, innovación en cuanto a las posturas, introducción de juguetes eróticos… Los límites los marcan ellos mismos y pueden hasta llegar a visitar ambientes liberales.  

Si quieres ahondar en la cuestión debes conocer el significado de las siglas RACSA o RACK. RACSA significa Riesgo Asumido y Consensuado para prácticas de sexualidad Alternativa o no convencionales. Es lo mismo que RACK (Risk Aware Consensual Kink) que es como lo denominan los anglosajones. Por cierto, ¿ves cómo hemos llegado al término ‘kink’?

Y aunque pueda parecer que el sexo kinky no es algo nuevo, lo que se une a su visibilización es la ruptura de tabúes que estamos viviendo actualmente. Se habla más y mejor de sexo, cada vez más se “normalizan” ciertas prácticas y hasta se comparten impresiones en las redes sociales. Además, se ha encontrado en la rutina el gran problema para el descenso del deseo. ¿Quién no querría huir de ella para correr en la dirección del sexo kinky?

Eso, según explica la experta, no significa que querramos convertirnos en sumisas o dominantes profesionales. Hablamos de salud sexual, de salir de la zona de confort sexual y de aportar beneficios a nuestra vida y nuestra pareja.

El personaje de Samantha de la serie Sexo en Nueva York podría ser un icono del sexo kinky
El personaje de Samantha de la serie Sexo en Nueva York podría ser un icono del sexo kinky

Paso a paso para practicar sexo kinky

Es completamente normal tener algo de miedo al principio. Tanto si quieres iniciarte en el sexo kinky como si quieres hacerlo en el BDSM. Déjate llevar solo por lo que te apetece y deja fuera de esta nueva experiencia los prejuicios

  • La regla de las 3 C. Comunicación, Confianza y Consenso. La conversación previa es muy importante para dejar claro lo que te hace sentir cómoda y lo que no en los juegos que planteéis.
  • Establece límites. Quizá con una palabra que signifique que se debe parar.
  • Lee e investiga sobre el tema, los juegos que te interesen y todo lo que te llame la atención. Después, poned en común. Ten en cuenta que la sexualidad como la vida es variada. “Probar nuevas cosas es parte integral de una vida sexual sana y satisfactoria”. Desarrolla las fantasías primero en tu mente para luego…
  • Comenzad poco a poco. “Es mucho más excitante y seguro”, explica Valérie.
  • No esperes grandes resultados a la primera. Sé paciente e indulgente. “Tratad vuestra vida sexual como lo hacéis con el resto de la vida en general. Cuanto más vayáis practicando e indagando en estas eróticas, más seguros/as de vosotros mismos/as os sentiréis. Y más aprenderéis”.

Algunas ideas para los amantes kinky son: practicar sexo en lugares “prohibidos”, practicar el bondage, incluir juguetes sexuales, juegos de roles, ver una película erótica o leer un relato juntos teatralizándolo, buscar ese punto fetichista del otro, … ¡Imaginación al poder!

Continúa leyendo