Vídeo de la semana

Tipos de copa menstrual, guía para elegir la que más te conviene

Si estás pensando en olvidarte de compresas y tampones pero no sabes por dónde empezar, tranquila, te sacamos de dudas para que des con la copa menstrual que necesitas.

Copa menstrual
Copa menstrual (Foto: Intimina)

Si has caído en este artículo porque después de años sometida a la tiranía de compresas y tampones te has animado por fin a probar suerte con la copa menstrual y no sabes ni por dónde empezar, tranquila, estamos aquí para ayudarte. Nuestro objetivo no es otro que el de felicitarte por tu decisión -el medioambiente, tu cuerpo e incluso tu economía te lo agradecerán- y, de paso, tratar de hacerte el camino lo más fácil posible. Son muchas las dudas que pueden surgirte al respecto no solo de su utilización sino, antes de todo ello, sobre cuál es la mejor opción por la que decantarte y aquí es donde pretendemos que este texto pueda servirte. 

Porque, pese a lo que mucha gente piensa, la copa menstrual no es algo nuevo sino que es un invento que se remonta a los años 30 -hay estudios incluso que lo sitúan en 1867- aunque nada tienen que ver con las versiones que existen en la actualidad porque los materiales no eran tan cómodos, higiénicos y adaptables como lo son ahora. Además, el hecho de que siempre haya habido un pudor a la hora de hablar de temas tan naturales como la regla ha hecho que su uso no terminara de instaurarse de forma generalizada. Por suerte todo ha ido cambiando y cada vez son más las opciones que existen en el mercado y, por ende, las mujeres que han decidido animarse a utilizar este elemento de higiene íntima.

Fíjate en el tamaño

copasmenstruales
Copas menstruales de Intimina

Algo tan básico como tener un conocimiento de tus genitales es fundamental. Debes aprender cómo son y cómo funcionan para saber cuál es el modelo de copa menstrual que encaja mejor contigo. Y aquí lo más importante es el tamaño. Las copas menstruales tienen talla y necesitarás una que cumpla con los requisitos de tu cuerpo. Lo habitual son dos tallas: la talla pequeña, S o A (la denominación depende de la marca) que suele ser para mujeres menores de 25 años, que no han dado a luz o lo han hecho por cesárea; y la talla grande, L o B que es recomendable para quienes han dado a luz por vía vaginal, tienen más de 25 años o tienen el suelo pélvico débil. Hay marcas que tienen hasta dos tallas más por lo que es prácticamente imposible no encontrar una que se adecúe a tus necesidades. 

Eso sí, además de las características de tu suelo pélvico, el flujo también determina el tamaño de la copa. En el tamaño más pequeño, por ejemplo, puede contener hasta 28 ml meintras que el grande recoge hasta 32 ml. 

Grados de dureza

El material de las copas menstruales suele ser el mismo en todos, silicona (algunas son de elastómero termoplástico), aunque lo que varía entre unas marcas y otras es el grado de dureza. Esto hace que sea más o menos adaptable a cada mujer siendo las más duras las indicadas para mujeres con las paredes vaginales más fortalecidas, por ejemplo por la práctica habitual de deporte como pilates o yoga, o la blanda para quienes sean más sensibles. 

Los tiradores para mejor manejo

Sí, el tirador también puede variar de unas copas menstruales a otras dependiendo de la marca por la que te decantes. Por ejemplo, la Lily Cup One de Intimina cuenta con un borde doble a prueba de fugas, es más firme para facilitar su apertura y tiene un aro de extracción para ayudar a sacarla más fácilmente; mientras que la marca Meluna ofrece versiones terminadas en anillo, en palito o en forma de bola. 

Otras opciones

Por último, has de saber que el mundo de las copas menstruales está en continua innovación y por eso no dejan de aparecer opciones interesantes que buscan cubrir aún más necesidades. Un ejemplo es la denominada Ziggy Cup de Intimina que, además de proteger de forma ininterrumpida durante doce horas, permite que se utilice durante las relaciones sexuales y se adapta al cuerpo de prácticamente cada mujer gracias a su diseño extra plano que, además, es hipoalergénico. 

Una opción todo terreno que también debes tener en cuenta a la hora de elegir copa menstrual por la que decantarte.

Continúa leyendo

#}