11 bailes de película que han conseguido que estos títulos se cuelen en todas las listas de favoritos

O por qué no podemos resistirnos a bailar delante de la tele y a comprar entradas de aquellos que también han estrenado musical.

bailes peliculas musicales
Sandy y Danny en 'Grease' / Gtresonline.

A lo mejor somos incapaces (o estamos en proceso) de aprendernos los reels virales de Tik Tok, pero estas coreografías de película nos la sabemos de memoria o, por lo menos, nos gusta pensar que es así, aunque no nos consideremos las reinas de la pista ni nos hayamos acercado a menos de 100 metros de un aula de ballet.

Desde luego, ver cómo un cuerpo de baile domina una coreografía complicada moviendo músculos del cuerpo que no sabemos que existen es, cuanto menos, admirable, sorprendente y divertido. Por eso es incuestionable la capacidad de entretener y abstraer al gran público que tienen las películas donde el baile es parte de la trama. Y es que al tiempo que se desarrollan los personajes y las historias, las piruetas y las coreografías en grupo sirven para explicar otros detalles que normalmente conocemos simplemente a través de los diálogos.

¿La vida real no sería mucho más divertida si, de repente, nos pusiéramos a bailar todos coordinados por la calle, en el trabajo o esperando a que llegue el metro? Lo hemos intentado con la moda de los flashmobs, pero algo me dice que no lo suficiente.

Mientras maduramos esta idea, lo mejor que podemos hacer es vivir estos momentos indirectamente a través de las películas. Por suerte, tenemos un montón de títulos a nuestra disposición, gracias a las plataformas de streaming, para inspirarnos.

Estas son nuestras once coreografías de película favoritas para empezar a practicar:

Dirty Dancing

Frances 'Baby' Houseman se divierte a lo grande con Johnny Castle, el instructor de baile que trabaja en el resort donde su familia pasa las vacaciones de verano. La secuencia de baile final al ritmo de The time of my life la hemos intentado todas (y luego nos ha dado un ataque de risa), aunque el resultado deje mucho que desear con respecto al original.

Grease

Un presentador famoso amenizando una fiesta de instituto, un concurso de baile que todo el mundo se toma demasiado en serio, rencillas que saltan de la calle a la pista,… De repente, ellos, Sandy y Danny, súper coordinados,… No les dura demasiado. La competencia es alta. Grease tiene muchas coreografías famosas, pero ninguna con tan buen vestuario y tantas historias juntas como Born to hand-jive.

West Side Story

Fue revolucionaria en el momento de su estreno. Habla de desigualdad racial y de diversidad cultural. Cambió el rumbo del cine musical para siempre y nos dejó canciones y secuencias de baile irrepetibles como esta: América.

Footlose

Una de las mejores películas de baile de todos los tiempos trata sobre un pueblo en el que está prohibido bailar. Cada vez que vemos Footlose - la versión de 1984, por supuesto, no se entiende ninguna otra sin Kevin Bacon -, nos entran unas ganas locas de apuntarnos a clases de baile. Tampoco conseguimos quitarnos sus canciones de la cabeza, pero eso es otra historia.

Chicago

El 'mano a mano' entre Catherine Zeta-Jones y Renée Zellweger en esta película de Rob Marshall se tradujo en un Oscar para la primera, y en el descubrimiento de las grandes dotes musicales y de baile de ambas para el gran público. Nuestro momento favorito es Hot Honey Rag, el último número en el que las dos ex convictas cuentan cómo se han reído de todos.

La La Land

Aunque la película tiene numerosos bailes que cuentan cómo Ryan Gosling y Emma Stone se abren paso en Hollywood, nos quedamos con la secuencia inicial en la que un soporífero atasco de Los Ángeles se convierte en el mejor plan del día.

Moulin Rouge!

Cuando pensábamos que, después de casi dos horas, poco más nos quedaba por ver en este loco musical, resulta que Ewan McGregor se marca una desgarrada versión de Roxanne, mientras varias decenas de bailarines interpretan el tango más triste que habíamos visto hasta el momento. Pelitos de punta cada vez que suena.

Pequeña Miss Sunshine

Esta película no es un musical, pero el baile de Olive que culmina su trama es uno de los más divertidos del cine y da sentido a toda la historia. Ningún miembro de la familia pone en duda que la menor pueda ganar el concurso de belleza al que se dirigen atravesando medio país, y ella es el ejemplo de cómo de necesaria es una gran dosis de confianza descarada en lo que haces para ir pisando fuerte por la vida.

The artist

La llegada del sonido al cine no solo cambió de forma radical la experiencia del espectador, sino que fueron muchos los intérpretes que tuvieron que actualizarse para poder seguir trabajando en la industria. Este es el caso del actor George Valentin (Jean Dujardin), quien tiene que aprender a bailar para poder participar en películas musicales. Quien le ayuda es la actriz y bailarina Peppy Miller (Bérénice Bejo). Los resultados son asombrosos a juzgar por su nivel de sincronización.

Fama

¿Quiénes son capaces de interrumpir el tráfico de Nueva York? La respuesta la hemos aprendido en las películas. A saber: solo las fuerzas de la naturaleza como en El día de mañana, las invasiones extraterrestres y los estudiantes de la escuela de Fama a ritmo de la canción de Irene Cara.

Cabaret

Este clásico del cine musical no es que tenga una escena de baile memorable, es que las tiene todas.

Continúa leyendo