¿Cómo debemos limpiar y desinfectar la casa?

Si queremos acabar con los gérmenes, las bacterias y los virus tenemos que empezar por tener la casa limpia.

casa barrio de Brooklyn
La casa de @Ohuprettythings en el barrio de Brooklyn

Una de las claves para luchar contra el coronavirus y frenar su contagio es la higiene. Los expertos recomiendan que varias veces al día nos lavemos las manos, pero esta higiene también hay que tenerla en casa. Ahora toca desinfectar y limpiar nuestro hogar. 



Los productos que tienes que elegir

Se pueden utilizar productos desechables como el papel, acompañados de equipos capaces de emitir vapor, pues el choque térmico permite la eliminación total de los patógenos, como recomiendan desde el portal Prontopro.es. Pero también los productos químicos son adecuados para sanear los ambientes, la elección del detergente adecuado depende del tipo de suciedad: para eliminar la cal, por ejemplo, hay que utilizar productos a base de ácido clorhídrico; para la grasa o los residuos grasos, es aconsejable utilizar un producto como la lejía o el desengrasante. Evita mezclar las dos categorías de producto, pues se corre el riesgo de intoxicación.

 

Por último, los " remedios de la abuela" son siempre útiles, así como de bajo impacto ambiental. Incluyen el uso de sustancias como el vinagre de alcohol, el ácido cítrico o el bicarbonato para las operaciones de eliminación de la suciedad. También puedes utilizar agua hirviendo por encima de los 70°C para asegurarse de eliminar todos los patógenos.

Para terminar de sanear las superficies, es una buena práctica usar un desinfectante como el alcohol (al menos el 75%) y dejarlo actuar sobre las superficies durante al menos 60 segundos. Por último, enjuague bien las superficies con agua para evitar el riesgo de contaminación química por contacto o inhalación de los productos desinfectantes.

 

 

¿Y cómo limpio los tejidos?

El consejo de los expertos en el caso de los tejidos desmontables y lavables es realizar un lavado a máquina a una temperatura de al menos 70°, para asegurar la eliminación de los virus. Si no es posible lavar todo a altas temperaturas, considere la posibilidad de añadir aditivos como la lejía o el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al detergente normal.

En cuanto a las telas y tapicerías que no se pueden lavar a máquina, recomendamos el uso de equipos de vapor y aspiradoras equipadas con un filtro HEPA y un compartimento de recogida, capaces de filtrar hasta las partículas más pequeñas.

 

 

¿Cada cuánto hay que limpiar?

Es aconsejable realizar diariamente las operaciones indicadas por los expertos. El último consejo es seguir las principales indicaciones sugeridas por la OMS: usar etanol (alcohol) al menos con una concentración del 75% o productos de cloro (la lejía común) al 1%. Si no puede llevar a cabo estas prácticas de forma independiente, la sugerencia sigue siendo válida para confiar en los profesionales del sector, en posesión de todos los requisitos legales y el equipo específico para este tipo de intervenciones.

Continúa leyendo