Guerreras contra el Covid-19: Isabel Sola y Ana Fernández-Sesma

Entrevistamos a dos científicas españolas que trabajan para encontrar la vacuna que erradique la pandemia del Covid-19 que nos ha sumido en una crisis económica, política y social

Ahora ya no queremos príncipes azules que nos salven, queremos ser nosotras las que con una bata y nuestros conocimientos venzamos al malo, que ahora tiene un disfraz de virus. ¿Por qué querer ser princesas cuando podemos ser científicas?

Isabel Sola y Ana Fernández-Sesma son dos españolas que dedican su vida a la investigación y que son referentes internacionales por sus trabajos relacionados de una u otra forma con el  Covid-19. Ante los miedos e incertidumbres que esta pandemia nos genera, hemos querido conocer su opinión al respecto, sus experiencias y, de paso, adentrarnos en una profesión poco valorada en nuestro país hasta el momento. 

Según nos cuenta Isabel Sola (investigadora del CSIC y co-directora del laboratorio de Coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología) cuando aparece un nuevo desafío, de la naturaleza que sea, para darle una respuesta se tienen que generar conocimientos y herramientas nuevas que solo pueden venir de la investigación. "España es un país en el que tradicionalmente ha habido muy poca inversión, tenemos que evitar que la ciencia se muera de inanición porque no podemos mantenerla bajo mínimos para reactivarla cuando la necesitamos y esperar que esté a pleno rendimiento desde el primer día", añade.

"Esta situación ha dado una gran visibilidad a la importancia de la ciencia y al papel de los científicos y científicas en muchos aspectos importantes para la sociedad", nos cuenta desde Nueva York Ana Fernández-Sesma (investigadora y profesora de la Escuela Icahn de Medicina del complejo hospitalario Monte Sinaí). 

Investigaciones en curso

Ana nos cuenta que está al frente de dos proyectos en EEUU. Uno es molecular, "enfocado a entender cómo el SASRSCoV2 manipula el sistema inmune humano para poder encontrar los puntos débiles del virus" y el segundo proyecto "es más ambicioso y en colaboración con varios centros sanitarios en EEUU para estudiar la respuesta inmune y la carga viral en pacientes hospitalizados haciendo un seguimiento largo".

Isabel lleva toda su carrera dedicada a la investigación de los coronavirus y al desarrollo de vacunas y esa experiencia les ha dado cierta ventaja frente a otros grupos. Así nos explica cómo es este candidato a vacuna para el Covid-19 que se está investigando en España.

"Hemos generado en el laboratorio nuestro candidato a vacuna a partir de nuestra experiencia previa con un candidato que vimos en animales y funcionaba bien, el 100% de los ratones que vacunábamos frente a un coronavirus muy similar a este se protegían de forma muy eficiente. Siguiendo este mismo sistema hemos generado un nuevo candidato para el Covid-19 y estamos preparándolo para empezar en cuanto podamos los primeros experimentos con ratones. Vamos por detrás de otros candidatos a vacuna que tienen desarrollos más sencillos o han podido ir más deprisa, pero vamos con la seguridad de nuestros resultados preliminares con candidatos similares y pensamos que es prometedor". 

Mientras llega la vacuna

"Una de las singularidades del Covid-19 que le ha permitido convertirse en pandemia es su capacidad extraordinaria y silenciosa de transmitirse. Eso le dio una ventaja y a partir de conocer ese súper poder lo que no hemos hecho bien viene de múltiples factores que han llevado a que estemos en la posición que estamos. No podemos ser tan rápidos como el virus pero tenemos que intentarlo", asegura Isabel.

Esto se traduce en detectar cuanto antes a los infectados realizando test y obteniendo los resultados en el menor tiempo posible. Pero también en eficientes medidas de seguimiento y vigilancia epidemiológica, minimizar los contactos entre personas y tomar las medidas de protección como mascarillas, espacios abiertos, distancias, lavado de manos… 

Por su parte, Ana asegura que ya hemos pasado "el peor pico" de la pandemia aunque lo más probable es que sigamos teniendo rebrotes de distinta magnitud en todos los países que se resolverán aplicando medidas de testeo, rastreo y aislamiento. "Habrá vacunas disponibles que deberían haberse probado tanto para inmunogenicidad, seguridad y eficacia y seguramente se podrán administrar en el 2021.

Con todas estas medidas y el uso de mascarillas podremos volver a la normalidad en menos de un año. Pero todo esto depende del cumplimiento de esas medidas por parte de los ciudadanos y los gobernantes". Optimista por naturaleza, asegura que habrá más de una vacuna el año que viene y advierte de la importancia de no enfocarse en “nacionalismos”. "Las vacunas son de todos y para todos, y es importante impulsar y promover la producción de aquellas que resulten mejores en datos de seguridad, inmunogenicidad y eficacia".  

Pandemia política, económica y social

¿Es imposible despolitizar el Covid-19? "Es absolutamente indisociable la consideración sanitaria y científica de una pandemia y sus consecuencias políticas, económicas y sociales. Todo esto es una reacción en cadena con un impacto a todos los efectos, como sociedad tenemos que solucionarlo porque el efecto para todos es directa o indirectamente impresionante", responde Isabel.

Ana además considera que hay "mucha manipulación de información en redes sociales y en los medios que dividen la opinión pública". ¿Sienten presión social y profesional por conseguir ya la ansiada vacuna? "Hay ritmos y procesos que no se pueden acelerar, no puedes conseguir que una célula vaya más deprisa, la biología tiene tiempos que no se pueden acortar", explica Ana.

"La sentimos y somos sensibles a la necesidad de dar una respuesta a un problema que nos afecta absolutamente a todos. Desde el Ministerio sentimos una presión positiva, están muy pendientes de cómo vamos y nuestras necesidades, la preocupación es que no haya nada que se deje de hacer para poder avanzar y acelerar los procesos lo máximo posible", añade.

Mujeres en la ciencia

"Todavía existe mucha reticencia a promocionar mujeres a cargos más altos y a contratarlas al mismo nivel que hombres con historial académico similar", afirma tajante Ana. Y aunque ni ella ni Isabel han sufrido personalmente situaciones machistas, sí que aseguran que la mujer se encuentra en cierta desventaja en su sector por cuestiones como la inestabilidad, los bajos sueldos y la dificultad para conciliar.

Isabel considera que "aún queda machismo en determinadas personas que tienen capacidad para tomar decisiones, como sigue quedando en toda la sociedad. Tenemos que demostrar que una mujer tiene la misma capacidad para llevar adelante cualquier tarea, sea dirigir un laboratorio, una investigación o lo que sea".

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Me paso la vida tecleando. Pocas cosas me gustan más que hacer una entrevista de interés. Me aburre irme a dormir sin aprender algo nuevo. Estoy enganchada al cine, las series y a la cultura en general. ¡Ah! Y un poquito de moda y belleza nunca vienen mal.

Continúa leyendo