Vídeo de la semana

Camisas de cuadros (y franela), las prendas que llevarás en otoño-invierno 2020

Las camisas de cuadros de esta temporada regresan para servir también como chaquetas o sobrecamisas

Kim Kardashiam
Kim Kardashian la combina con camiseta blanca y vaqueros (GTRES).

Hace varias temporadas se convirtieron en el comodín perfecto para confeccionar cualquier look deportivo. El estilo boyfriend fue uno de sus grandes aliados y personalidades como las modelos británicas Cara Delevingne o Agyness Dean le dieron el impulso que necesitaban para que se convirtieran en la prenda fetiche de unas cuantas. Antes que ellas el desaparecido Kurt Cobain logró que este estilo de prenda, de grandes cuadros coloridos, llegara a la gran masa. Mucho tiempo después fue Hedi Slimane, como director creativo de Yves Saint Laurent, quién incorporó las camisas de tartán (un tejido importado de los escoceses) al nuevo desfile de la firma. De esta forma, y con una apuesta no poco criticada, daba un nuevo enfoque a la marca mucho más oscuro y grunge que en su historia anterior. No solo él, diseñadores como Alexander McQueen o Marc Jacobs también las han incorporado a sus colecciones.

Stradivarius
Esta de tonos grises es de Stradivarius.

Ahora, tras una temporada desaparecidas de la faz de la tierra, las camisas de cuadros vuelven a aparecer en todas las colecciones. Pero con un pequeño matiz: son de tejidos mucho más invernales que antaño. Tanto es así, que esta nueva versión de camisas con cuadros de todos los colores, actúan indistintamente tanto de blusas como de pequeñas chaquetas, superpuestas a camisetas o a sudaderas. Como esta de Stradivarius (32,99€) con terminaciones de flecos. Así que vuelve a revivir tus días de instituto y defiende esta tendencia que promete ser una de las más seguidas del otoño.

Combina tu camisa de cuadros con los tonos más básicos como Mery Turiel

Zara
De franela y roja y negra, una de las más clásicas

Aunque la gran mayoría que podemos encontrar en las tiendas son de paño o franela, aún queda cierta remanencia de diseños fabricados con tejidos más típicos de las blusas como el algodón o la gasa.

Pero, ¿conoces las claves para lucirlas? Algunas influencers ya se han atrevido a incorporarlas en sus outfits. Una de ellas Mery Turiel, que combina blusa de cuadros verde con total look en color negro.

También puedes optar por el clásico rojo, una propuesta que encontrarás en Zara (39,95€).

¿Cómo llevar las camisas de cuadros?

  • Una de las características fundamentales de estas camisas es su anchura. Confeccionadas para actuar de chaquetas más que de camisas, lo ideal es que no quede ceñida al cuerpo y que dé la sensación de que vistes una o dos tallas más. Aunque cuidado con el efecto oversize, porque debe usarse con cierta cautela.
  • Combinadas con jeans. Una de las cosas a las que recuerdan este tipo de camisas es a los looks de los leñadores. Es por eso que uno de los estilismos más acertados es acompañar este tipo de prendas es con pantalones vaqueros, honrando de esta forma la figura (o el tópico de ella) de la forma más fidedigna posible.
  • Blusas y estilo clásico. Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecer, este tipo de camisas también pueden sobreponerse a blusas básicas de colores blanco y negro. Crea el efecto capa y saca los cuellos de las camisas hacia fuera para que la camisa quede aún más integrada.
  • Quizás no lo has pensado, pero también quedan bien con sudaderas. Como en el caso anterior la combinación de este tipo de camisas de cuadros con sudaderas es un acierto total. Saca la capucha hacia fuera y haz que parezcan una sola pieza.
  • Estilo grunge. Tal y como ya vimos con Slimane este tipo de tejidos es perfecto para combinar con negro y un estilo algo rebelde. ¿Te atreves con las medidas de red y camisas de cuadros?

Encuentra la mejor forma de sumarte a la tendencia, atrévete con la mezcla y el resultado será espectacular.

Setefilla Raquel Madrigal

Setefilla Raquel Madrigal

Escribir es lo que más se me parece a la libertad. Puedo decir que la moda de alguna manera me escogió y aunque yo en realidad siempre quise ser cirujana no cambio este camino, que tantas cosas me ha enseñado a lo largo del tiempo, por nada del mundo. Con la moda he aprendido a apreciar la belleza en los pequeños detalles, a hilar muy fino y a tomarme las cosas con más calma. Nadie puede dudar de que la moda es la expresión más viva del arte actual y para una enamorada de él, en cualquiera de sus variantes, trabajar en esto es un regalo. Porque ya saben lo de aquella frase: El arte es largo, pero la vida breve.

Continúa leyendo

#}