Arreglada pero informal

Arreglada pero informal, cómo conseguirlo

En numerosas ocasiones se nos presentan momentos en los que debemos ir arregladas pero queremos ir cómodas al mismo tiempo. Evitar los incómodos tacones y las molestas prendas ajustadas. Para darte soluciones para estas ocasiones, hemos recopilado algunos tips para ayudarte. En este artículo te los mostramos. ¡Atenta!

Arreglada pero informal
Freepik

Cómo ir arreglada pero informal es una de las claves para que un look triunfe. Bien porque el protocolo así lo requiera, bien porque sea lo que busques para vestir en tu día a día, sabemos muy bien cómo sacarle partido a tus looks. 

Aunque es una expresión muy conocida, no todas sabemos exactamente cómo debemos vestir para ir arreglada pero informal, pero con algunas claves e ideas sobre cómo combinar las prendas y complementos podemos conseguir ese efecto que, en el fondo, todas buscamos. 

Y es que este tipo de look es perfecto para esos días en los que pareces peleada con el armario y realmente no sabes qué ponerte. Estas alternativas pueden solucionarte la papeleta en cualquier ocasión, ya que se pueden lograr outfits ideales para, por ejemplo, ir a trabajar si en tu empresa no tienes que cumplir un código de vestimenta o si se admite el casual Friday. También es genial para tener una cita con tu chico, tomar un café con amigas o incluso a almorzar en casa de tus suegros. Se trata de dar con el equilibrio exacto entre sofisticación y comodidad para lograr resultados versátiles y todoterreno sin renunciar al estilo. 

Prendas formales con calzado deportivo

 

La primera combinación que nos viene a la cabeza con esta premisa, que además está en absoluta tendencia, es la de un traje sastre con unas zapatillas deportivas, preferiblemente blancas, consiguiendo un look perfecto para las jornadas laborales más maratonianas.

Puedes optar por una versión más clásica o sencilla,  pero si quieres ir a la última definitivamente elegirás unas ugly sneakers como las que llevaría Rosalía y que todas las firmas sin excepción se han atrevido a versionar, como Gucci o Balenciaga. 

Otro combo infalible es el de vestido con zapatillas tipo Converse o Victoria, perfecto para el entretiempo.También quedarán perfectos con botas tipo Ugg en invierno y con unas daddy sandals en verano, como las que te pondrías para hacer trecking en verano. 

 

Si quieres ir a la última definitivamente elegirás unas ugly sneakers como las que llevaría Rosalía.

Prendas desenfadadas y zapatos de tacón

Puedes hacerte de un perfecto uniforme para cualquier ocasión llevando unos jeans con blazer o americana y unos stilettos o sandalias de tacón alto y fino. 

Tomando como elemento clave los taconazos podremos subir los outfits más desenfadados, como los que creemos con camisetas, jerséis de lana gruesa o vestidos de punto.

 

Complementos comodín

Con independencia de las prendas que escojamos, conseguiremos ese punto arreglado pero informal si calzamos unas  alpargatas de esparto o con unas cuñas en cualquier material, y llevamos un capazo o cesta de mimbre.

La cazadora vaquera y las bikers de cuero también nos darán ese efecto, así como las gorras y los pañuelos o bandanas adornando nuestro cabello. Un peinado desenfadado aportará el toque chic de moda.

 

Athleisure, la tendencia definitiva

Ya lo cantaba Martirio, sin saber que estaba siendo una absoluta visionaria: "con mi chándal y mis tacones, arreglá pero informal". Y es que estos dos elementos que que jamás pensamos que casarían entre sí ahora sirven para definir la última moda: el athleisure. Incluso la reina Letizia ha sucumbido a esta tendencia. 

En definitiva, no debemos dudar de usar las prendas que antes solo nos poníamos para ir al gimnasio, salir a correr o a clase de yoga, y combinarlas con las prendas de nuestro armario. Las posibilidades son infinitas, y conseguirás ser la más cool apostando por la comodidad, ¿te atreves?

Continúa leyendo