Trucos para saber cuál es el piercing ideal según tu tipo de oreja

Los piercings en la oreja están a la orden del día, y no solo para los adolescentes, sino también para los adultos. Al contrario que en el pasado, llevar piercing en la oreja está mucho más normalizado; se puede decir que, en la actualidad, en vez de considerarse una forma de “rebeldía”, es una tendencia.

 
Además de estar de moda, es una manera de expresar nuestra forma de ser o nuestro estilo de vida, ya que hay una gran variedad de estilos de pendientes y de lugares en la oreja para realizárselos. Según cómo seamos, puedes escoger entre varias opciones de piercings de TOUS , desde más discretos a elegantes.

Hay que tener en cuenta que es muy importante acudir a un profesional para el procedimiento; de este modo nos aseguraremos de obtener el mejor resultado y de que no nos traiga ningún problema.

Una vez que hayamos tomado la decisión de hacernos un piercing en la oreja, tendremos que decidirnos por dónde hacernoslo.

¿Qué piercing escoger según nuestro tipo de oreja?

A continuación, vamos a hablar sobre algunos de los diferentes piercings de oreja que se llevan y, en cada uno, diremos a qué tipo de oreja le quedarían mejor.

 

En el lóbulo central y/o en el lóbulo superior

El piercing en el lóbulo central es el de “toda la vida”, situado en la punta de la oreja; es el que algunas mujeres tenemos desde pequeñas. Por otro lado, el del lóbulo superior está un poco más arriba que el central; también se denomina el “segundo pendiente”. 

Estos son los más comunes y los cuales le quedan bien a todo el mundo. Por lo tanto, no fallaremos si nos hacemos un piercing en cualquiera de las dos partes del lóbulo o en ambas.

Eso sí, por lo general, en el lóbulo central de ambas orejas se suele llevar pendientes con las mismas características, mientras que en el lóbulo superior puede cambiar.

Además, hay que tener en cuenta que esta zona de la oreja es la más carnosa y redonda, por lo que el diámetro del pendiente será mayor (entre 11 y 12 mm).

 

 

Hélix y contrahélix

Estos dos son los que están situados en el cartílago exterior de la oreja, que la bordea. El hélix se situaría en el borde de la oreja, en la parte central de esta y arriba del lóbulo. El contrahélix sería la parte superior de la oreja, al final de la forma redonda.
Lo positivo de esta zona es que es extensa, por lo que podemos realizarnos cuántas perforaciones como queramos, siempre y cuando no ponga en riesgo nuestra salud. Tres pendientes en esta zona sería un buen número.

Estos tipos de piercings son ideales para las orejas largas, las cuales están bien definidas y, aunque son más estrechas, su extensión es mayor; también las que tienen una forma vertical, las cuales son más rectas; y las que tienen forma de caracol, que son más redondas.

Tragus y antitragus

El tragus se sitúa en el cartílago de forma ovalada en la parte interna de la oreja; es el punto que “cubre” la zona auditiva; este piercing ha ganado mucha atención en el último año y también se conoce por ayudar a aliviar el dolor de cabeza, por donde está situado.

Dicho piercing es una buena opción para cualquier tipo de oreja. Sin embargo, sería una elección especialmente acertada en las orejas con forma de caracol, y/o que son pequeñas y redondas.

Su opuesto es el antitragus, el cual se sitúa en la parte de cartílago interior de la oreja, en la parte superior del lóbulo y enfrente del tragus. Es uno de los tipos de piercings más originales.

En el caso del antitragus, los tipos de orejas verticales, pequeñas o redondeadas serían en las que mejores quedarían este piercing.  

Daith

Se sitúa en el cartílago interno en la zona central de la oreja, justo arriba de donde está el tragus, atravesando el pliegue.

Al igual que el tragus, gracias a su posición, ayuda a disminuir el dolor de cabeza y de migrañas, lo cual siempre es bienvenido. Pero hay que tener en cuenta que también es de los piercings que más cuidados necesita.

El Daith también está muy de moda, sobre todo entre las mujeres. Es una opción de lucir de forma desenfadada y ser trendy.

Este piercing irá bien con orejas con forma de caracol o de tamaño pequeño.

 

Hay muchos más tipos de piercings de oreja de los que escoger. Dicha elección siempre va a depender del gusto personal de cada uno de nosotros. Además, hay que tener en cuenta otros factores, como el material del que estará hecho el pendiente y también el color: ¿serán piercings de plata o de oro?; o el estilo del pendiente que escojamos: moderno, elegante, hippie, rockero… Hay una infinidad de opciones para adaptarse a lo que más nos gusta.