Un pañuelo como un top, la tendencia de verano 2020 que arrasa en Instagram

Los tops tipo pañuelo son los favoritos de las inluencers y, la verdad, no nos extraña porque es lo más fresquito que podemos usar este verano 2020.

Inma Serrano
Inma Serrano, con el top tipo pañuelo (@inma_serrano)

Delooker, ha llegado el momento que incluyamos una  tendencia nueva a nuestro armario de todas las que ya tenemos fichadas este verano 2020. Hay nueva chica en la oficina y tiene nombre y apellidos: se llama top tipo pañuelo y está arrasando en los últimos meses en Instagram. Es más, estamos convencidas de que conforme pasen los días y el calor sea aún más fuerte su presencia en los looks de las chicas con más estilo será aún mayor. Amigas, la tendencia del top tipo pañuelo ha llegado para quedarse. 

 

Hermés, Tory Burch y Dior, entre otras firmas, han apostado por los pañuelos para confeccionar vestidos y tops. Con bordados de flores, con tejidos de algodón satinados, lisos o estampados, los pañuelos se transforman en vestidos, faldas y tops. Y, como era de esperar, esta tendencia ya estás triunfando en la calle. 

Una de las primeras influencers en lucirla ha sido Inma Serrano, que ya el verano pasado fichó un top palabra de honor y largo con estampado muy  colorido en Zara y, por supuesto, este año no ha dudado en volver a lucirlo con unos pantalones vaqueros y unas sandalias lace up. 

Top de Zara
Top tipo pañuelo, de Zara

Rocío Osorno compró, a principio de temporada, uno de los cuerpos más bonitos de la nueva colección de Zara; un top tipo pañuelo, con escote halter y más cómodo (sobre todo si tienes mucho pecho) y lo combinó con un pantalón blanco. Todavía sigue disponible en la web de la firma por 12,95€. 

 

La versión más sexy del top tipo pañuelo también la hemos encontrado en Instagram a la influencer de Lauren Crowe, que apostó por un minitop y lo combinó con unos pantalones vaqueros anchos. Remató en look con unas gargantillas y una horquilla en un lado del pelo. 

piluca santos

Piluca Santos

De pequeña quería ser modelo, pero como no llego ni al 1,70 m. de Kate Moss mi madre me sugirió que mejor aprendiera a coserme los bajos de los pantalones. Era el primer paso para convertirme en una diseñadora de renombre. Después descubrí que enhebrar la aguja no era lo mío y que quizá enhebrar palabras se me daría algo mejor. He venido a cazar tendencias, criticar potingues y a comer toda la ensaladilla rusa que me dejen.

Continúa leyendo